Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

Golpe a la eterna promesa del ‘sourcing’: EEUU elimina las ventajas arancelarias a Etiopía

El país declaró ayer el estado de emergencia nacional por el avance del Frente de Liberación Popular de Tigray, que amenazan con asaltar Adís Abeba. Estados Unidos le ha retirado ya los beneficios comerciales.

Modaes

3 nov 2021 - 16:47

Etiopía

 

 

La eterna promesa del aprovisionamiento de moda, en jaque. Etiopía declaró ayer el estado de emergencia nacional por el avance de los rebeldes del Frente de Liberación Popular de Tigray, que amenazan con asaltar Adís Abeba. También anoche, Estados Unidos retiró los beneficios comerciales al país, donde los operadores de moda llevaban años tomando posiciones en busca de un aprovisionamiento más barato e integrado, ya que el país es también productor de algodón.

 

La decisión de Estados Unidos de retirar a Etiopía del programa Agoa (African Growth and Oppportunity Act), por el cual determinados países del África subsahariana pueden exportar sin impuestos a Estados Unidos una lista de más de 1.800 productos, se extiende también a Guinea y Mali.

 

En el caso de Etiopía, el Gobierno estadounidense justifica su decisión porque “el Gobierno no puede participar en violaciones masivas de derechos humanos y Estados Unidos no puede mirar para otro lado”. En el caso de Mali y Guinea, la decisión se debe a “cambios inconstitucionales en el Gobierno”.

 

 

 

 

Aunque las primeras fábricas textiles en Etiopía se pusieron en marcha en 1939, no ha sido hasta los últimos años cuando el sector ha dado un vuelco, creciendo a un promedio anual de más del 50% y acogiendo  alrededor de 65 proyectos internacionales de inversión.

 

El país no cuenta con un salario mínimo oficial, excepto para los empleados públicos, que cobran 420 birr (22 dólares) al mes. Los costes están muy por debajo de los de polos del Sudeste Asiático como Bangladesh, donde en el caso de la confección el salario mínimo es de 8.000 takas (96 dólares).

 

Inditex, H&M, Decathlon o Primark son algunos de los grandes operadores del sector que han apostado por aprovisionarse en el país africano. La compañía sueca fue la primera gran empresa que optó por Etiopía como hub textil, iniciando operaciones en el país en 2014.

 

Al calor de las ventajas del programa Agoa, numerosas compañías estadounidenses también han tomado posiciones en Etiopía: The Children’s Place, Anthropologie y PVH son algunas de las que se aprovisionan allí.

 

 

 

 

En total, Etiopía exportó artículos libres de aranceles a Estados Unidos por valor de 237 millones de dólares en 2020, de los cuales más del 90% es ropa. Para PVH, la renovación de Agoa en 2015 fue “un factor crítico” en su decisión de invertir en el país, según declaraciones recogidas por Reuters. Desde H&M han asegurado a la agencia de noticias que están siguiendo de cerca el desarrollo del programa Agoa en el país, aunque es pronto para tomar una decisión.

 

Respaldado por la apuesta de los gigantes, para 2025, el Gobierno etíope esperaba antes del Covid-19 que las exportaciones textiles del país alcancen 300.000 millones de dólares. Las expectativas de futuro del Ejecutivo eran optimistas si se tiene en cuenta que, en 2016, las ventas exteriores del sector alcanzaron 115 millones de dólares, un 56% más que el año anterior.

 

También China, el principal polo global del aprovisionamiento, ha apostado por invertir en el país. En septiembre de 2018, varios representantes de la Cámara de Comercio de China para Textiles se reunieron con los líderes de la Asociación de Fabricantes de Textiles y Confección de Etiopía con el objetivo de explorar posibilidades en inversión china en el país.