Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

Glovo vence a Zara.com: la moda lideró la caída del gasto durante el confinamiento

El gasto en vestido y calzado se desplomó un 81,6% durante los meses más duros del estado de alarma, más que ninguna otra categoría, con sólo 262 euros por familia. 

Iria P. Gestal

22 jul 2021 - 05:00

Glovo vence a Zara.com: la moda lideró la caída del gasto durante el confinamiento

 

 

La restauración sigue venciendo a la moda incluso sin restaurantes. Durante el confinamiento de la primavera de 2020, con las tiendas y los bares cerrados y las calles vacías, los españoles gastaron casi el doble en restauración que en ropa y calzado, según datos de la Encuesta de Presupuestos Familiares del Instituto Nacional de Estadística (INE).

 

A iguales restricciones, la moda fue el sector más golpeado con diferencia: encerrados en casa, sin eventos sociales y con teletrabajo, los españoles directamente no quisieron comprar ropa. La nota positiva es que ha sido también el producto más rápido en recuperarse

 

Durante el confinamiento (de marzo a junio), los hogares españoles gastaron, de media, sólo 262 euros en moda, lo que supuso un desplome del 81,6% respecto al periodo previo al estado de alarma y sólo un 1,6% del gasto total. 

 

 

 

 

 

El gasto englobado en la categoría de restaurantes y hoteles (que corresponde principalmente a los pedidos a domicilio, la única actividad permitida) fue el segundo que más se contrajo, pero aun así fue más del doble que el de la moda. 

 

En concreto, los hogares españoles se dejaron 459 euros en plataformas como Glovo o Just Eat, lo que supuso un 81,3% menos que antes del confinamiento y apenas un 2,7% del presupuesto total. 

 

Otros gastos que anotaron fuertes descensos fueron los transportes (que se contrajeron un 46%), el ocio y la cultura (con un descenso del 44,3%) y, en menor medida, la vivienda, con una caída del 11,2%.

 

En cambio, sólo dos categorías arañaron presupuesto: la alimentación, que se disparó un 14,1%, hasta rozar los 4.000 euros por hogar, y las comunicaciones, con un incremento del 1,3%, hasta 942 euros.

 

El impacto del confinamiento ha sido todavía más significativo desde la perspectiva de la estructura del gasto. La alimentación elevó su peso hasta casi el 30%, frente al 17,7% que copó en 2019 y el 18,4% que representaba en el periodo previo al confinamiento. 

 

De hecho, más de la mitad del presupuesto fue a alimentación, vivienda y transportes, que coparon juntos un 58,2%. En cambio, el vestido y el calzado pasó de entorno al 6% al 1,6%, la restauración pasó de un 11,7% a un 2,7% y los transportes, del 11,6,2% en 2019 al 11,1%.

 

 

 

Recuperación a doble velocidad


Con el levantamiento del estado de alarma en junio, el gasto también se reajustó, aunque los cambios que se produjeron durante el lockdown no desaparecieron del todo. El vestido y eld calzado fue la categoría que se recuperó más rápidamente, multiplicando por cuatro el gasto hasta superar los mil euros por hogar en cuanto reabrieron las tiendas, aunque todavía por debajo de los niveles previos al estado de alarma. 

 

El gasto en restaurantes y hoteles creció algo por debajo, hasta 1.789 euros, y también continuó muy por debajo del gasto de principios de año, mientras que el desembolso en transportes recuperó todo lo que había perdido en el confinamiento, hasta 2.761 euros por hogar. 

 

El gasto en alimentación, la gran ganadora del lockdown, se contrajo un 5,6% pero continuó por encima de los niveles previos a la pandemia, con un peso sobre el presupuesto del 21,9%. Lo mismo ocurrió con la vivienda, que con la nueva normalidad conservó casi un 16% del gasto total. 

 

En total, el gasto medio de los hogares durante el confinamiento fue de 16.793 euros, lo que supuso una disminución del 28,2% respecto al mismo periodo del año 2019. Con la llegada de la nueva normalidad, el gasto medio creció hasta 20.818 euros, un 24,0% más que durante el confinamiento, pero un 13,7% por debajo del mismo periodo de 2019.