Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

17 Abr 202104:11

Europa, ante una recuperación lenta, frágil y desigual con España en el vagón de cola

Sólo Lituania recuperará niveles precrisis a final de este año. España es el que más lejos estará del Producto Interior Bruto (PIB) de 2019, según un informe de Moody’s.
13 Ene 2021 — 10:00
Iria P. Gestal
Compartir
Me interesa

Europa, ante una recuperación lenta, frágil y desigual con España a el vagón de cola

 

 

El peor año de la historia reciente puede haber terminado pero la incertidumbre no se ha ido con él. La evolución de la pandemia y la nueva oleada de restricciones, el avance de la campaña de vacunación y el fin de algunos planes públicos de estímulo son algunas de las fuerzas que colisionarán este año y que harán que la recuperación en Europa sea “lenta, desigual y frágil”, según la agencia de rating Moody’s. España estará, de nuevo, en el vagón de cola.

 

La compañía prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) de la eurozona repunte un 4,6% en 2021, tras la caída del 7,7% en 2020. Los pronósticos son más optimistas que los del Fondo Monetario Internacional (FMI), que el pasado octubre pronosticaba un descenso del 8,3% en 2020 y un rebote del 5,2% en 2021.

 

La recuperación estará motivada por la continuación de las políticas fiscales y monetarias expansivas, lo que mantendrá bajos los tipos de interés y garantizará el acceso al crédito tanto por parte de las compañías como de los hogares.

 

Moody’s también anticipa que el gasto privado aumente como consecuencia del ahorro acumulado durante el confinamiento, pero alerta de que el desempeño variará mucho entre los diferentes mercados, dependiendo del desarrollo de la pandemia y la distribución de las vacunas.

 

 

 

 

Sólo Lituania recuperará en 2021 el PIB previo a la crisis, mientras que las mayores economías de la zona (Alemania, Francia, Italia y España) tendrán que esperar al menos hasta 2022. “Los riesgos sobre las previsiones continúan siendo elevadas debido a la incertidumbre respecto a la evolución de la pandemia y las potenciales acciones de los gobiernos”, dice Moody’s.

 

Esta será precisamente una de las claves del año, determinante para la evolución de las diferentes potencias europeas. Varios países, entre ellos España, han introducido nuevas medidas restrictivas a comienzos de 2021 y Moody’s anticipa que habrá nuevas olas de medidas durante este año. España e Italia, destaca la agencia, están particularmente expuestos a las restricciones domésticas dado el tamaño de su sector servicios.

 

La recuperación será, además, desigual en los distintos países de la zona euro. Francia, Italia y España registrarán algunas de las mayores tasas de crecimiento (5,3%, 5,6% y 6%, respectivamente), pero esto se debe sólo a un rebote “mecánico” tras la caída del año pasado.  De hecho, las tres cerrarán 2021 por debajo de los niveles de 2019, especialmente España, cuyo PIB estará un 6% por detrás del dato precrisis.

 

 

 

 

En cambio, Alemania y Países Bajos tuvieron una caída menor en 2020, del 5% en ambos casos, lo que Moody’s atribuye a las características estructurales de su economía, amplios paquetes de estímulo fiscal y una mejor gestión de la crisis. En 2021, crecerán un 3,8% y un 3,5%, respectivamente, y estarán sólo entre un 0% y un 1% por debajo de los niveles anteriores al coronavirus.

 

Otro factor que condicionará la recuperación será la débil demanda del turismo internacional, que continuará baja en 2021. Portugal, Grecia, Chipre y Malta son, junto con España e Italia, las economías más vulnerables a este fenómeno.

 

En cambio, países como Irlanda o Luxemburgo son más resilientes, ya que su exposición a sectores como el comercio, el transporte, el alojamiento o los servicios es menor, con un peso del 10% del PIB frente a la media del 20% de la zona euro. Además, el fuerte repunte esperado en el sector manufacturero beneficiará a mercados como Eslovaquia, que concentra en este sector el 38% de su economía, por encima de la media, del 23%.

 

 

 

 

Algunos países se verán también afectados por algunos problemas estructurales previos a la pandemia, como el peso del sector automovilístico y la dependencia del comercio internacional de Alemania; la exposición a las exportaciones de Finlandia y los problemas del mercado laboral en Italia y España.

 

Por último, en 2021 comenzarán a retirarse los planes de retención del empleo y avales públicos, como los expedientes de regulación temporal de empleo (Ertes) por fuerza mayor y los créditos del Instituto de Crédito Oficial (ICO), en España.

 

Hay un claro riesgo de que las medidas de apoyo se retiren antes de que se produzca una recuperación sostenible, lo que impulsará más quiebras entre las compañías y aumentará la pérdida de empleo”, señala Moody’s.

 

España, Italia, Francia, Grecia y Chipre son particularmente vulnerables a un aumento de las bancarrotas y un crecimiento del desempleo porque cuentan con más pymes con problemas financieros y de liquidez. Además, países como Países Bajos, Alemania y Francia también están más expuestos porque tienen programas de retención de empleo especialmente generosos comparados con la media.

Publicidad
Comentar
Compartir
i18n_1_doubleclick_bridge_bottom
...