Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

El textil español revive el 'shock' de 2005 con una caída del 10%

24 mar 2009 - 00:00

El sector textil español sufre de nuevo una crisis comparable a la de 2005. La caída en la producción y en el empleo alcanzó en 2008 niveles similares a los de ese año, cuando entró en vigor la liberalización del comercio textil internacional. Y las previsiones para este año arrojan sobre todo incertidumbre. En su balance del pasado año, el Centro de Información Textil y de la Confección (Cityc) destaca que los "desajustes" de la economía española han hecho que la crisis se materialice en este país "de manera intensa y rápida". Esto derivó en una rápida contracción del consumo, que bajó un 5,8% a lo largo del ejercicio.La producción se dejó un 10%, hasta los 10.390 millones de euros, y el empleo del sector cayó un 7,2%, hasta los 182.300 puestos de trabajo. Tal y como refleja el informe del Cityc, estos descensos intensifican una tendencia a la baja que se mantiene año a año desde 2004, cuando las empresas del sector producían por valor de 12.270 millones de euros y daban empleo a 243.300 personas. "A este entorno negativo hay que añadir las limitaciones de acceso al crédito que sufren las empresas, lo que acentúa aún más las consecuencias de la crisis y pone en dificultades la supervivencia de algunas empresas", prosigue el informe. Estas dificultades han hecho que el número de concursos de acreedores se duplicara en 2008 y que crecieran también los plazos de cobro y la morosidad. Exportaciones Sólo el sector exterior mejoró su balance el año pasado. Las exportaciones del textil aumentaron un 2,4%, hasta los 8.005 millones de euros, mientras que las importaciones disminuyeron un 0,7%. Se trata de la primera caída desde 1991 y se explica en la reducción en los pedidos de hilados y tejidos. La compra al exterior de prendas de vestir, en cambio, subió un 3,9%, muy por debajo que en ejercicios precedentes. Las ventas al extranjero de fibras y manufacturas textiles siguieron descendiendo en 2008, hasta los 2.704,8 millones, mientras que aumentó la exportación de manufacturas de punto y confección, exceptuando el textil para el hogar, hasta los 5.300,3 millones. Perspectivas El Cityc sostiene que la demanda interior continuará cayendo en el primer semestre de este año y también prevé un empeoramiento de las exportaciones por las malas perspectivas para el mercado europeo. Por ello, "es previsible un nuevo retroceso en la actividad y en el empleo, aunque más moderado que en 2008", indica. La caída de la inflación y de los tipos de interés, recuerda el Cityc, podría suponer un aliciente para que aumente el consumo de las familias, si bien es previsible que el paro continúe subiendo y que se intensifique el ahorro. Otro "punto positivo", indica el Cityc, es el cierto retorno que detecta en el suministro de proximidad. La esperanza está en que las tiradas cortas y la entrega inmediata de los pedidos, que exige cada vez más el sector de la moda, suponga un revulsivo hasta ahora inesperado para la industria textil española.