Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

El sector de la moda es el más reacio a la ampliación de horarios comerciales

Álex Montera. Madrid

18 jul 2012 - 17:19

El sector de la moda es el más reacio a la liberalización de horarios comerciales que impulsa el Gobierno, según apunta un estudio de la escuela de negocios ESADE y la Fundació Barcelona Comerç. El informe señala que un 67% de los comerciantes de Barcelona rechazan la reforma comercial, que amplía de ocho a diez días los festivos mínimos de apertura y permite a todos los establecimientos inferiores a 300 metros cuadrados abrir sin límites.

 

Del aproximadamente 37% que ve con buenos ojos la liberalización de horarios, el sector de equipamiento de las personas (que incluye moda) es el que registra un menor porcentaje de comercios consultados a favor del proyecto del Gobierno, con un 17,5%. En el otro extremo se sitúan la alimentación, con un 47,3% de los comerciantes a favor, y el sector de ocio y cultura, con un 42,5%. El tercer y cuarto puesto es para otros servicios para profesionales y las tiendas de productos para  equipamiento del hogar, respectivamente.

 

Entre los comerciantes que se oponen a la ampliación de horarios, el argumento más utilizado es que afectará a la conciliación familiar y laboral (58,7%), seguido del  impacto en los costes laborales (50,1%) y de que sólo tendrá una incidencia media o baja (47%). Por contra, un
43,4% vaticina un incremento de las ventas al abrir todos los festivos y domingos.

 

El informe también subraya que un 62,5% de los comerciantes defiende que la liberalización
de horarios afecte a todos los establecimientos de la ciudad por igual y que los comercios céntricos de Barcelona ven con mejores ojos un cambio en la política de horarios que los situados en barrios periféricos de la capital catalana.

 

Otro estudio, de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), considera que si el mínimo de festivos en los que se puede abrir se ampliará a 16 (y no a las 10 que prevé la reforma) la liberalización podría generar 162.272 puestos de trabajo e incrementar el PIB español en un 0,78 %.

 

El informe también vaticina un impacto positivo en el comercio minorista, donde prevé la creación  de 60.262 empleos directos en ese hipotético escenario. Además el aumento de la demanda en ese sector sería del 3,9 %, equivalente a un crecimiento del 1,3 % del consumo final de los hogares.