Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

El Parlamento de Reino Unido vuelve a la carga: reclama al Gobierno que regule el ‘fast fashion’

El grupo parlamentario para la ética y la sostenibilidad sostiene que esta crisis es una buena oportunidad para construir un sector de la moda más igualitario y sostenible.

Modaes

8 sep 2020 - 19:03

El Parlamento de Reino Unido vuelve a la carga: reclama al Gobierno que regule el ‘fast fashion’

 

 

Pidió un penique por prenda, expuso la explotación laboral en Leicester y tildó de “insostenible” el sistema fast fashion. Ahora, el Parlamento de Reino Unido vuelve a la carga y reclama de nuevo al Gobierno que regule la industria de la moda en el país.

 

El Grupo para la Moda Ética y Sostenible ha elaborado un informe en el que propone legislar para impulsar el reciclaje de tejidos, apoyar a las compañías que tengan modelos de negocio sostenibles, invertir en el desarrollo de nuevos tejidos e impulsar la relocalización de la industria en Reino Unido, según adelanta WWD.

 

Los diputados argumentan que la crisis del coronavirus ha expuesto todavía más las debilidades de la industria de la moda y que entre la cantidad de stock sobrante (que podría acabar en incineradoras o tirado), el cierre de tiendas y los despidos, el cambio es una necesidad “urgente”.

 

 

 

 

“El coronavirus ha expuesto las profundas desigualdades y la insostenibilidad de la industria de la ropa”, apuntó Catherine West, diputada y presidenta de este grupo. “Crear un futuro ético y sostenible para la industria de la moda es un desafío complejo para el gobierno, la industria y el público, y lo que está claro es que todas las partes quieren”, añade.

 

West instó a “aprovechar este momento y llevar a la acción estas recomendaciones, convirtiendo al Gobierno en un líder”. El informe recoge que el 52% de los ciudadanos estarían dispuestos a pagar un poco más por la ropa si se garantizara que ha estado producida de forma ética en Reino Unido. Un 49% apuntó que estarían dispuestos a pagar más si se garantizara que el proceso a sido menos dañino para el medioambiente.

 

La industria de la confección de Reino Unido está en el centro de la polémica desde que una investigación de The Sunday Times expusiese las paupérrimas condiciones laborales de una fábrica de la localidad de Leicester que provee a grupos como Boohoo.

Un año antes, un informe del Comité de Auditoría Medioambiental del Parlamento, ya alertó de las prácticas en la localidad y calificó el actual sistema de la moda es “explotador” e “insostenible”.