Entorno

El Gobierno británico se niega a impedir la importación de algodón desde Xinjiang

Las organizaciones por los derechos humanos Global Legal Action Network (Glan) y World Uyghur Congress (WUC) declararon que el Ministerio de Interior, la Agencia Nacional contra el Crimen y el Hmrc de Reino Unido estaban permitiendo la explotación en la región.

El Gobierno británico se niega a impedir la importación de algodón desde Xinjiang
El Gobierno de Pekín, que define los centros de Xinjiang como Vocational Education and Training Centers (Vetc, centros educativos y de entrenamiento), asegura que sirven para “proteger a los individuos de entrar en grupos terroristas o extremistas”.

Modaes

24 ene 2023 - 18:40

El Gobierno británico no se posiciona. El Tribunal Superior británico se ha negado a dar la razón a varios grupos activistas por los derechos humanos que pedían a las autoridades del país que impidiesen la importación de productos textiles fabricados con algodón cultivado en Xinjiang, donde se descubrieron campos de trabajo forzoso hace más de dos años.

 

Las organizaciones por los derechos humanos Global Legal Action Network (Glan) y World Uyghur Congress (WUC) declararon que el Ministerio de Interior, la Agencia Nacional contra el Crimen y el HM Revenue and Customs (Hmrc) de Reino Unido estaban permitiendo la explotación laboral en la región china.

 

“Lamentablemente, el tribunal no aceptó nuestra petición, a pesar de que tiene el poder de investigar las importaciones de estos productos, pero se niegan a hacerlo”, ha sentenciado Glan en un comunicado, publicado después de que el juez del Tribunal Superior Ian Dove anunciara su veredicto.

 

 

 

 

El Tribunal Superior británico ha señalado que “el resultado del caso no socava de ninguna manera el consenso en la evidencia de que existen abusos claros y generalizados en la industria del algodón en Xinjiang, incluyendo violaciones de derechos, explotación y trabajo forzoso”.

 

El Gobierno de Pekín, que define los centros de Xinjiang como Vocational Education and Training Centers (Vetc, centros educativos y de entrenamiento), asegura que sirven para “proteger a los individuos de entrar en grupos terroristas o extremistas” y sostiene que son “de libre entrada y salida y de asistencia voluntaria”.

 

El pasado septiembre, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) pidió a las compañías del sector textil “que sean más transparentes y que tomen todas las medidas posibles para respetar los derechos humanos” frente a la crisis humanitaria de la región china. Además, la organización pidió que “se refuerce el asesoramiento de los riesgos de violación de los derechos humanos” por parte de las compañías especializadas en seguridad y vigilancia.

 

En junio de 2022, Estados Unidos oficializó el veto a las importaciones de Xinjiang a través de la entrada en vigor de la Ley de Prevención del Trabajo Forzoso de los Uigures, que prohíbe la importación de cualquier tipo de producto de la región. De este modo, el Gobierno de Joe Biden se convirtió en el primero en poner en marcha una ley explícita en contra de las importaciones de Xinjiang.

 

En noviembre, la Unión Europea puso en marcha un proyecto con una serie de medidas para sancionar al Gobierno de China, una iniciativa que se estableció en marzo de 2019, pero que se puso en práctica el pasado diciembre.