Entorno

El Banco Mundial recorta sus previsiones ante las “frágiles condiciones económicas”

El crecimiento mundial se ralentiza hasta un 1,7% este año, ante la elevada inflación, la subida de los tipos de interés, la reducción de la inversión y las perturbaciones causadas por la invasión rusa de Ucrania.       

El Banco Mundial recorta sus previsiones ante las “frágiles condiciones económicas”
La caída de las previsiones ha sido generalizada

Modaes

10 ene 2023 - 16:59

El crecimiento mundial se ralentiza. La economía global se expandirá un 1,7% en 2023, según las últimas proyecciones del Banco Mundial publicadas este martes. El aminoramiento del crecimiento viene impulsado por la elevada inflación, la subida de los tipos de interés, la reducción de la inversión y las perturbaciones causadas por la invasión rusa de Ucrania, según señala la propia entidad. 

 

Además, destaca que, dadas las frágiles condiciones económicas, cualquier nuevo acontecimiento adverso, como una inflación superior a la prevista, subidas bruscas de los tipos de interés para contenerla, un rebrote de la pandemia Covid-19 o una escalada de las tensiones geopolíticas, podría empujar a la economía mundial a la recesión. De ser así, sería la primera vez en ochenta años que se producen dos recesiones en la misma década.

 

La caída de las previsiones ha sido generalizada. El Banco Mundial señala una revisión a la baja de las previsiones para 2023 en el 95% de las economías avanzadas y casi el 70% de las economías de mercado emergentes y en desarrollo. Para 2024, la organización proyecta un crecimiento del 2,7%.

 

En el conjunto de las economías avanzadas, el crecimiento económico será del 0,5% en 2023, frente a 2,5% registrado en 2025. “En las dos últimas décadas, desaceleraciones de esta magnitud han presagiado una recesión mundial”, destaca el Banco Mundial.

 

 

 

 

En Estados Unidos, se prevé que el crecimiento caiga al 0,5% en 2023, 1,9 puntos porcentuales por debajo de las previsiones anteriores y el resultado más débil fuera de las recesiones oficiales desde 1970. En 2023, el crecimiento de la zona euro se prevé en un 0%, una revisión a la baja de 1,9 puntos porcentuales. En China, se prevé un crecimiento del 4,3% en 2023, 0,9 puntos porcentuales por debajo de las previsiones anteriores.

 

Excluyendo a China, se espera que el crecimiento en las economías de mercado emergentes y en desarrollo se desacelere del 3,8% en 2022 al 2,7% en 2023, reflejando una demanda externa significativamente más débil y agravada por la alta inflación, la depreciación de la moneda, las condiciones de financiación más estrictas y otros vientos en contra internos.

 

A finales de 2024, los niveles del Producto Interior Bruto (PIB) en las economías emergentes y en desarrollo estarán aproximadamente un 6% por debajo de los niveles previstos antes de la pandemia. Aunque se espera que la inflación mundial se modere, se mantendrá por encima de los niveles previos a la pandemia.

 

“Durante el periodo 2022-2024, es probable que la inversión bruta en estas economías crezca en torno al 3,5% de media, menos de la mitad de la tasa que prevaleció en las dos décadas anteriores.

 

“Sin un crecimiento fuerte y sostenido de la inversión, es sencillamente imposible lograr avances significativos en la consecución de objetivos más amplios de desarrollo y relacionados con el clima”, afirmó Ayhan Kose, director del Grupo de Perspectivas del Banco Mundial.