Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

17 Nov 201720:32

h Entorno

Camboya topa con la negativa de la industria textil para elevar de nuevo el salario mínimo

17 Ago 2015 — 16:27
Modaes
Compartir
Me interesa

Los empresarios textiles de Camboya se niegan a elevar de nuevo los salarios. El Gobierno camboyano tiene previsto reunirse en septiembre con representantes de la patronal y los sindicatos para negociar una nueva alza salarial del 28% para 2016, hasta 177 dólares estadounidenses mensuales. La decisión final está previsto que se tome en octubre.

 

Por el momento, la patronal textil del país (Gmac, en sus siglas en inglés) ya ha mostrado su total disconformidad, según Reuters. La agrupación camboyana de fabricantes de ropa, que representa más de 500 factorías en el país, ha elaborado una encuesta sobre esta cuestión entre sus asociados, de la que se desprende que el 63% de los empresarios no quieren otra alza salarial y que el 26% tan solo aceptaría aumentos de entre uno y cinco dólares estadounidenses al mes.

 

El aumento de los salarios minimizaría el riesgo de protesta, que temen los inversores internacionales y, en particular, las grandes marcas que se abastecen en el país. Sin embargo, los empresarios temen que les afecte en términos de competitividad. Otras regiones, como Myanmar o Vietnam, cuentan también con las mismas ventajas arancelarias que Camboya para la Unión Europea y Estados Unidos, y cuentan con costes laborales más bajos.

 

Precisamente, fue el encarecimiento de los costes laborales en China lo que provocó el trasvase de parte de su producción textil a otros países vecinos del sudeste asiático, como Camboya. En los últimos años, la industria de la confección del país ha creado 600.000 puestos de trabajo, pero los bajos salarios han provocado fuertes protestas.

 

El Gobierno del país revisó el sueldo mínimo en 2015, situándolo en 128 dólares mensuales, después de que los trabajadores convocaran manifestaciones, protestas y huelgas, que afectaron el abastecimiento. Los sindicatos consideran este incremento insuficiente, a pesar de que duplica el salario de 2012, cuando estaba fijado en 61 dólares mensuales.
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...