Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

Camboya sigue los pasos de Bangladesh y se convierte en un polvorín laboral

Modaes

18 jun 2013 - 13:57

Camboya vive un nuevo episodio de conflicto laboral. El país asiático, que ha visto crecer la inversión en la industria textil en los últimos años, tiene a los trabajadores del sector en pie de guerra tras el despido de más de 300 obreros de uno de los proveedores de Nike por hacer huelga. Las manifestaciones se secundan desde principios de mes en las calles de la capital, Phnom Phen.

 

Las protestas empezaron a finales de mayo cuando 4.000 trabajadores de la empresa Sabrina Garment Manufacturing, que fabrica para Nike, convocaron huelga indefinida para exigir mejoras salariales. La huelga derivó en manifestaciones multitudinarias a las que se sumaron obreros de otros centros de producción y, en muchos casos, terminaron en enfrentamientos con las fuerzas del orden del país. En uno de los conflictos, la policía arrestó a una decena de manifestantes cuando increpaban a otros compañeros que acudían a su puesto de trabajo.

 

Los trabajadores de esta fábrica exigían el pago de catorce dólares más al mes por el transporte, el alquiler y el seguro sanitario. La empresa, que abona un salario de 74 dólares mensuales, considera que paga por encima del mínimo.

 

A raíz de los disturbios, Sabrina Garment Manufacturing optó por despedir a los más de 300 trabajadores, de los 5.000 que emplea, que participaron en la huelga y en los disturbios. Hoy, la justicia del país ha acusado a dieciséis manifestantes de promover el conflicto laboral.

 

La industria textil de Camboya acumula en lo que va de año 48 huelgas. El año pasado, el sector registró un total de 134, según datos de la patronal de la confección del país (GMAC, en sus siglas en inglés).