Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

Alejandro Laquidain (CIE): “La industria del textil y la confección paquistaní no necesita ayuda adicional para exportar a la UE”

Modaes

17 feb 2012 - 12:25

El Consejo Intertextil Español (CIE) está en pie de guerra contra la decisión de la Organización Mundial del Comercio (OMC) de liberalizar las exportaciones de Pakistán a la Unión Europea (UE). A través de un comunicado, Alejandro Laquidain, recién nombrado presidente del CIE, ha señalado que “la industria del textil y la confección paquistaní no necesita ayuda adicional para exportar a la UE”.

 

A principios de febrero, la OMC dio luz verde a la liberación de las exportaciones de Pakistán a la UE, una medida que afecta a 75 productos, la mayoría de ellos textiles y de cuero. Con esta decisión, la OMC pretende contribuir a la recuperación del país tras las inundaciones de 2010.

 

“Esta elevada concentración en el sector provocará un efecto inmediato en la industria del país: afectará a 600 empresas y a 10.000 trabajadores del sector del textil y la confección en España”, sostiene el CIE.

 

“En un momento en que la UE está sufriendo su peor crisis financiera y económica con un aumento progresivo de las tasas de desempleo, el CIE se manifiesta absolutamente contrario a que, una vez más, la industria textil-confección española y europea se vean obligadas a pagar la factura de las ayudas comerciales propuestas por la Comisión Europea a los estado miembros en favor de Pakistán”, sostiene la máxima patronal nacional del textil.

 

El CIE estima que, de los productos incluidos en la propuesta comunitaria, en el caso de España, el 90% corresponden al sector textil-confección. Es decir, del conjunto de productos importados a España procedentes de Pakistán exentos de impuestos, el 90% pertenecen al sector textil y de la confección.

 

La patronal del sector textil confía así en que “el Consejo de Ministros de la UE y los Diputados del Parlamento Europeo, en los próximos debates, entiendan que la UE no puede seguir abriendo su mercado de manera unilateral a uno de sus mayores competidores y, por el contrario, promuevan el crecimiento y el empleo en la UE a través del comercio”.