Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Wolford aumenta sus pérdidas un 68% en 2016 en plena reestructuración

La compañía, que perdió a su consejero delegado el pasado julio , ha concluido su ejercicio con unas pérdidas de 17,9 millones de euros. La facturación del periodo ascendió a 154,3 millones de euros, un 5% menos que el año anterior.

Modaes

8 ago 2017 - 19:02

Wolford aumenta sus pérdidas un 68% en 2016 en plena reestructuración

 

 

Wolford cierra su ejercicio en números rojos en plena reestructuración. La compañía austríaca de calcetería cerró su ejercicio 2016 (concluido el pasado 30 de abril) con unas pérdidas de 17,9 millones de euros, frente a los 10,7 millones de euros negativos del año anterior.

 

La cifra de negocio del grupo también fue a la baja, anotando una reducción del 5%, hasta 154,3 millones de euros. El resultado bruto de explotación (ebitda) de Wolford pasó de 2,9 millones de euros negativos a un resultado negativo de 15,7 millones de euros en el último ejercicio cerrado.

 

Este resultado está en línea con el previsto por la compañía austriaca, que el pasado marzo inició un proceso de reestructuración. En paralelo, los accionistas de Wolford se encuentran inmersos en la búsqueda de un nuevo socio mayoritario con el asesoramiento de Deloitte.

 

Por otro lado, Wolford perdió a su consejero delegado, Ashish Sensarma, a principios de julio. El directivo, que asumió el cargo en enero de 2015, ha sido sustituido provisionalmente por Axel Dreher, responsable financiero del grupo, hasta que se encuentre a un sustituto.

 

Unas semanas después de perder a su máximo responsable, la compañía acordó con sus acreedores posponer la devolución de sus deudas hasta el próximo junio para garantizar así la continuidad de sus operaciones. Además de la moratoria en el pago de sus deudas, Wolford pasó a disponer también de diez millones de euros en caja para asegurar su liquidez y cubrir las necesidades más acuciantes fruto de sus operaciones.

 

En 2016, la compañía anunció la centralización de las actividades de finanzas, márketing y recursos humanos en sus oficinas centrales de Bregenz, así como el servicio al cliente de Europa, Oriente Medio y África en las de Amberes. El cambio afectó a la sede española de Wolford, cuyo equipo comercial para el país pasó a emplear cuatro personas en lugar de seis.