Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

We Are Knitters modera sus ventas tras el ‘boom’ de la pandemia y se vuelca en el offline

La compañía madrileña prepara la apertura de dos tiendas más en París y Londres el año que viene. Además, también se encuentra en búsqueda de dos perfiles especializados en wholesale para impulsar el canal multimarca, que copa aproximadamente un 5% de su facturación.

We Are Knitters modera sus ventas tras el ‘boom’ de la pandemia y se vuelca en el offline

Ainoa Erdozain

7 oct 2022 - 05:00

We Are Knitters se modera tras el boom. La compañía española de tricotaje, que acaba de abrir las puertas de su primera tienda física en Madrid, prevé cerrar el ejercicio con una facturación de alrededor de catorce millones de euros, por debajo de los últimos dos ejercicios, marcados por una explosión de las ventas al calor de los confinamientos.

 

A diferencia de la mayoría de empresas de moda, la pandemia, especialmente durante el confinamiento, fue un revulsivo para el negocio de We Are Knitters, que llegó a cerca de 18 millones de euros en 2020. “Estos últimos años, la cifra de negocio se ha inflado por la situación pandémica, pero 2019 fue nuestro año más normal en cuanto a actividad”, confiesa Alberto Bravo, cofundador de We Are Knitters, a Modaes.

 

El canal físico será el principal pilar de su plan de expansión. Anteriormente, la empresa ya había tanteado el canal físico con pop ups en ciudades como París o Nueva York. “Allí estábamos en zonas muy buenas, pero eran calles secundarias y nos perdíamos todo el tráfico de la calle principal; en Madrid hemos aterrizado en la calle Fuencarral, en pleno eje comercial”, explica Bravo. El siguiente paso en la hoja de ruta de We Are Knitters será abrir su segundo establecimiento en París y Londres para 2023. “No tenemos una ubicación concreta todavía, pero seguramente será en el barrio de Le Marais, que es una zona muy concurrida”, señala Bravo.

 

 

 

 

 

 

España concentra tan solo el 4% de las ventas de la empresa, pero abrir una tienda en Madrid es un buen primer paso para “tantear el modelo” y “perfeccionarlo antes de acelerar su expansión”, apunta el directivo. Además, We Are Knitters también planea fortalecer su equipo con dos perfiles especializados en wholesale para impulsar este canal que, a día de hoy, copa cerca del 5% de sus ingresos. El grueso restante de su facturación la aporta el canal online. En España, la empresa también se encuentra en negociaciones para volver a operar de la mano de El Corte Inglés.

 

La empresa madrileña echó a andar en 2011 de la mano de Pepita Marín y Alberto Bravo especializada en la venta de kits de lana 100% peruana. En su capital se encuentra el fondo Cabiedes; François Derbaix, de Bewater Funds; el fondo Indexa Capital y business angels como Pablo Fernández, cofundador de Clicars. Actualmente, sus fundadores poseen menos del 50% del capital de la compañía.

 

El año pasado, We Are Knitters engordó su cartera con la adquisición de la belga Funem Studio, que opera con un modelo similar pero está especializada en telares. “El objetivo es seguir creciendo a golpe de compras a partir del año que viene con empresas especializadas en productos do it yourself (DIY) para complementar nuestra cartera”, comparte Bravo. Empresas expertas en acrílico, según apunta el directivo, “serían una buena opción”.