Empresa

Vuelco en la cúpula de Mulberry: entra un ex Ganni como consejero delegado

Andrea Baldo se incorporará a la empresa británica de moda el próximo 1 de septiembre. El ejecutivo, que ha pasado por compañías como Ganni y Marni, reemplazará a Thierry Andretta, que sale de la empresa con efecto inmediato.

Vuelco en la cúpula de Mulberry: entra un ex Ganni como consejero delegado
Vuelco en la cúpula de Mulberry: entra un ex Ganni como consejero delegado
Baldo cuenta con una larga trayectoria en el sector del retail. Licenciado en Economía por la Università degli Studi di Verona, el directivo dio sus primeros pasos en el sector en 2002 en Maison Margiela como director general.

Modaes

9 jul 2024 - 10:13

Mulberry ficha a un nuevo capitán. La empresa británica de moda ha anunciado el nombramiento de Andrea Baldo como consejero delegado de la compañía tras la salida de Thierry Andretta, quien llevaba en el cargo desde 2015. El 1 de septiembre se hará oficial el nombramiento del nuevo del directivo, reemplazando a Andretta, quien sale de la empresa con efecto inmediato.

 

Baldo cuenta con una larga trayectoria en el sector del retail. Licenciado en Economía por la Università degli Studi di Verona, el directivo dio sus primeros pasos en el sector en 2002 en Maison Margiela como director general. En 2003, Baldo fichó por Diesel donde pasó por diferentes puestos durante un periodo de nueve años.

 

La siguiente parada en retail fue en la firma Marni, donde el directivo estuvo durante tres años como director general, hasta que, en 2016, fichó por Coccinelle como consejero delegado de la empresa. Tras dos años en Marni, el ejecutivo fue nombrado consejero delegado en Ganni hasta abril de este año.

 

 

 

 

La compañía dio sus primeros pasos en 1971 de la mano de Roger Saul y su madre Joan. Mulberry empezó vendiendo bolsos, para después diversificar con colecciones de moda femenina y masculina, así como joyería y calzado.

 

Según los últimos datos, la compañía británica finalizó su último año fiscal (periodo cerrado el 1 de abril) con un crecimiento de la facturación del 4,4%. Sin embargo, la empresa hundió su beneficio hasta un 41% en el periodo.

 

En concreto, la empresa registró una cifra de negocio de 159,1 millones de libras (184,4 millones de euros), frente a 152,4 millones de libras que la compañía facturó en el ejercicio anterior. El beneficio de la empresa, por su parte, se situó en 11,3 millones de libras (13 millones de euros), un 41% menos que en 2019, cuando alcanzó ingresos de 19,1 millones de libras (22,14 millones de euros).

 

Durante el ejercicio, la empresa británica, que cuenta con una red de 120 puntos de venta a escala global, amplió su red de tiendas en Suecia y Australia durante el ejercicio, dejando las franquicias y firmando acuerdos con los grandes almacenes Nordstrom y Selfridges.