Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Victorio&Lucchino rompe con la Junta de Andalucía y abandona la Expo

24 sep 2009 - 00:00

El dúo de diseñadores Victorio&Lucchino vuelve a estar de mudanzas. Once meses después de instalarse en el recinto que albergó la Exposición Universal de 1992 de Sevilla, los modistos regresan a la casa natal de Velázquez, en el centro de la ciudad, tras romper con la Junta de Andalucía.En 2004, Victorio&Lucchino firmaron un acuerdo con la sociedad Agesa (heredera de los activos de la Expo92) para alquilar el antiguo Pabellón de Francia e instalar en él un centro de innovación de la moda, que debía contar con financiación pública. En abril de 2008, según explica El Mundo, la firma de moda y Agesa volvieron a ratificar el acuerdo, una vez completadas las obras de remodelación del edificio, proyectado por los arquitectos Jean-Paul Viguier y Jean François Jodry. Agesa y Victorio&Lucchino firmaron un contrato de alquiler por veinte años, pero los modistos han decidido rescindirlo ante la falta de decisión de la Junta de Andalucía para financiar el centro de diseño, así como el alto coste que suponía mantener un pabellón de 6.300 metros cuadrados.