Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Uno de 50 avanza en el relevo: la segunda generación asume cargos en EEUU y online

David Azulay, hijo de José Azulay, ha asumido la dirección comercial de la empresa en América, mientras que Asher Azulay se ha hecho cargo del departamento de ecommerce y Keren Azulay ha sido nombrada subdirectora del departamento de comunicación del grupo.

Uno de 50 avanza en el relevo: la segunda generación asume cargos en EEUU y online
Uno de 50 acaba de reubicar su tienda en el Soho de Nueva York.

Iria P. Gestal

18 jul 2022 - 05:00

Uno de 50 avanza en el relevo generacional. José Azulay, presidente y propietario de la compañía madrileña de joyería, ha dado más poder a la segunda generación con cargos para el negocio de la empresa en Estados Unidos, online y comunicación.

 

En concreto, David Azulay, hijo del presidente de la empresa, ha sido nombrado responsable del negocio de Uno de 50 para América. Hasta ahora, el ejecutivo estaba al frente de la distribución multimarca de la empresa en Estados Unidos, donde opera con corners en grandes almacenes como Bloomingdale’s.

 

Estados Unidos es uno de los principales mercados para la empresa, donde ha focalizado su expansión para los próximos años. “Estamos ahora muy centrados en el mercado, que ya se ha convertido en el más importante”, señala Azulay.

 

 

 

 

La compañía acaba de trasladar su establecimiento en el Soho de Nueva York, que también cuenta con una galería de arte en su interior. Además, la empresa tiene previsto otra apertura en un centro comercial outlet de la ciudad.

 

Asher Azulay, por su parte, ha asumido la dirección del departamento de ecommerce de Uno de 50. Con trayectoria en el ámbito de la consultoría y banca de inversión, el ejecutivo se incorporó al grupo en 2012 como director comercial en Estados Unidos. Por su parte, Keren Azulay también forma parte del equipo de la compañía como directora de marca.

 

La empresa ha emprendido el relevo generacional en un contexto convulso para el sector. Azulay explica que la subida de los precios de las materias primas ha impactado en el negocio de Uno de 50.

 

 

 

 

“Han subido muchísimo”, explica el directivo. Las materias primas de la compañía, que cuenta con fábrica de producción propia, son una alienación de metales a los que posteriormente se le añade una capa de plata de quince micras.

 

Respecto a las ventas, la empresa no comparte datos, pero Azulay asegura que “estamos creciendo respecto a 2021”. Según los últimos datos disponibles, Uno de 50 cerró 2019 con una facturación de en torno a sesenta millones de euros, y incrementó su resultado bruto de explotación (ebitda) un 62%.