Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Uniqlo reta a Inditex y retoma su crecimiento en Europa

16 sep 2011 - 00:00

Modaes.- El gigante japonés Uniqlo retoma su crecimiento internacional y centra sus esfuerzos en expandir su red de tiendas por Europa. La cadena, propiedad de Fast Retailing, se ha marcado el objetivo de superar a Inditex en un plazo de nueve años. Uniqlo quiere aumentar su presencia mundial y se fija como meta generar en 2020 una facturación de 47.123 millones de euros.

Uniqlo anunció en 2009 su deseo de desembarcar en España y abrir establecimientos en Madrid y Barcelona, además de establecer puntos de venta en Milán y Alemania. Estos planes se vieron paralizados a causa de la situación económica internacional.

 

Ahora, Uniqlo inaugura una nueva estrategia global y se plantea abrir de 200 a 300 nuevos establecimientos cada año. Europa es una de las asignaturas pendientes de la compañía, por eso la empresa planea poner en marcha grandes establecimientos en París, Londres y en las ciudades europeas más importantes entre las que, según los deseos del grupo en 2009, se encuentra España. 

 

Uniqlo también crecerá en Estados Unidos, escogiendo Nueva York para abrir un flagship store, además de en otros países como Malasia, Tailandia e Indonesia. China y Corea continúan siendo dos de los mercados más importantes de Uniqlo, donde también tiene previsto aumentar su presencia y su facturación.

 

El gigante Japonés, liderado por Tadashi Yanai (el hombre más rico de Japón según la revista Forbes), busca aumentar sus ingresos en 500.000 millones de yenes (47.123 millones de euros) en un plazo de nueve años, y así superar en ventas a la española Inditex y a la estadounidense Gap, sus máximos rivales en los mercados internacionales. 

 

Uniqlo cuenta en la actualidad con más de 800 tiendas en Japón y 150 puntos de venta en el extranjero. Fast Retailing es propietaria de Uniqlo, Comptoir des Cotonniers, Helmut Lang y Theory, entre otras. La compañía cerró el primer semestre (concluido el pasado febrero) con un resultado neto de 24.700 millones de yenes (202,8 millones de euros), un 24,7% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior.