Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Swarovski culmina su reestructuración en España: liquida dos de sus filiales

La compañía lleva dos años redefiniendo su organización en el país después de haber dado marcha atrás al proyecto de convertir Barcelona en su hub europeo.

C. Juárez

29 abr 2019 - 04:51

Swarovski culmina su reestructuración en España tras eliminar dos de sus filiales en Swarovski culmina su reestructuración en España tras eliminar dos de sus filiales en el país  el país

 

 

Swarovski culmina su reorganización en España. La compañía austriaca de cristal tallado, que en los últimos años ha desmontado el hub europeo que había construido en Barcelona, ha trasladado ahora esta reorganización a su estructura societaria en el país. 

 

El grupo operará ahora con una única sociedad en el mercado español, Swarovski Ibérica, que pasa ahora a tener como accionista único a la matriz austriaca, Swarovski International, según consta en el Registro Mercantil.

 

A finales del año pasado, Swarovski Ibérica absorbió Swarovski Management Barcelona, la sociedad creada pilotar el hub europeo que el grupo intentó levantar en Barcelona entre 2012 y 2014.

 

 

 

 

En el marco de la reestructuración de Swarovski en España, la compañía también descabezó su filial en el país. Los últimos ejecutivos en salir de la empresa fueron Tatiana Santamaría, responsable del área de bienes de consumo, y David Ayala, director de retail y wholesale, después de que la compañía trasladara a Italia la gestión de ambas divisiones.

 

Durante el último año, también abandonaron Swarovski tres altos ejecutivos del grupo que estaban basados en Barcelona: Silvia Bernardini, vicepresidenta de ventas y operaciones en Europa del Este; Otto Reisinger, vicepresidente seniro de ventas y operaciones de la división industrial, y Thibault de Gaujelac, responsable de la división de producto en Europa, Oriente Medio y África.

 

Con estos movimientos, el grupo culmina la reestructuración que comenzó el año pasado en el país, cuando bajó la persiana de las oficinas que tenía en Barcelona en el marco de la reordenación internacional de su estructura, que pasa por simplificar su actividad a través de varios clústers.

 

 

 

 

Con sede en la localidad austriaca de Wattens, Swarovski sigue en manos de la familia fundadora y tiene al frente a Robert Buchbauer, representante de su quinta generación. La empresa cerró 2016 con un ligero descenso de sus ventas del 0,3%respecto al año anterior, hasta 3.360 millones de euros, según los últimos datos disponibles.

 

La compañía, que cuenta también con un negocio de ópticas de alta precisión y otro de materiales técnicos para la construcción, cuenta con una plantilla conjunta de 32.000 trabajadores, de los cuales el 84% se concentran en el negocio del cristal tallado. Swarovski opera en 170 países y cuenta con factorías en Austria, India, Tailandia, Vietnam, Serbia y Estados Unidos.