Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

China, punto de inflexión

Siete años de éxodo en China: Inditex y H&M reducen un 30% su red en el país

Inditex, que llegó contar con más de seiscientos establecimientos en el país asiático apenas opera hoy con 303 tiendas, mientras que H&M ha reducido un 16% su red comercial en el país desde 2018.

Siete años de éxodo en China: Inditex y H&M reducen un 30% su red en el país
En 2020, Inditex pasó a operar en China con 337 tiendas, 233 establecimientos menos que un año atrás.

C. Juárez

14 oct 2022 - 05:00

Mientras la política de Covid Cero y la crisis inmobiliaria ponen en jaque el modelo agotado de la economía china, el Partido Comunista Chino celebra un nuevo congreso que ha de apuntalar otro mandato de Xi Jinping, una decisión histórica que le hará encadenar tres mandatos.

 

 

El Covid Cero y la crisis inmobiliaria roban el último aliento al modelo económico chino

 

 

China pierde brillo para la gran distribución. Las perspectivas de que el gigante asiático se convertiría en el primer mercado de consumo comenzaron a perfilarse hace diez años, cuando el PIB per cápita fue creciendo y mejoraron las perspectivas de consumo.

 

En concreto, el PIB per cápita del país pasó de 317,8 dólares al año en 1990 a 959,3 dólares en el 2000, según dato del Banco Mundial, y actualmente se ha elevado hasta 10.500 dólares anuales en 2020. Entonces, la moda no perdió el tiempo poniendo en marcha una ofensiva agresiva a golpe de aperturas de tiendas para ganar posiciones en el futuro mayor mercado para el sector. Sin embargo, una vez convertido en el mayor mercado de consumo, las perspectivas se han enfriado para China y los días felices para el sector en el país han acabado.

 

Desde 2016, Inditex y H&M han reducido un 30% su red comercial en el país, mientras que otros grupos de distribución como Old Navy, Urban Outifitters y American Eagle Outfiters han dejado de operar en el país con el cierre de sus establecimientos.

 

El éxodo de los operadores internacionales de la moda se enmarca en un contexto en el que las empresas han ajustado su red de distribución a escala global y han reducido el peso de su aprovisionamiento en el país, a lo que se le ha sumado una creciente ola nacionalista en China que aboga por las empresas locales.

 

 

 

 

Pero antes hubo días de gloria. La moda comenzó a ganar penetración en China a principios de la década de los 2000, Inditex desembarcó en el país en 2002 y H&M lo hizo en 2007, y las aperturas de tiendas de ambos grupos se fueron sucediendo año a año. En 2011, 2012 y 2013, Inditex llegó a abrir más de cien tiendas en China al año, hasta situar el país como su segundo mayor mercado por número de establecimientos.

 

En 2016, cuando China ya se perfilaba como el primer mercado para la moda en el mundo, Inditex alcanzó el pico máximo de tiendas en el país, 620 establecimientos. Entonces, el grupo gallego mantuvo estable su presencia en el país, con apenas unos cierres en los dos ejercicios posteriores, y desde 2018 coincidiendo con la etapa final del plan de optimización de su red de tiendas que puso en marcha unos años antes, aceleró el cierre de establecimientos.

 

En el ejercicio 2020, el grupo tenía en China 337 establecimientos, 233 menos que el año anterior. La mayor parte de los cierres correspondían a las tiendas de Stradivarius, Bershka y Pull&Bear, que dejaron de operar en el país y un año después abandonaron definitivamente China poniendo fin a su actividad online.

 

 

 

 

H&M también ha tenido una evolución similar en el país. El gigante sueco entró en China con la apertura de siete establecimientos en 2007 y desde entonces fue incrementado su presencia año a año. Igual que Inditex, los ejercicios de entre 2013 y 2016 fueron los más prolíficos para la empresa en el país, con la apertura de cerca de ochenta establecimientos al año.

 

El ejercicio 2018 fue el que H&M contabilizó más tiendas en China, con 530 establecimientos. Desde entonces, el gigante sueco de distribución de moda ha ido reduciendo su presencia año a año, y cerró el ejercicio 2021 con una red comercial de 445 puntos de venta, un 16% menos que su año récord. Entre 2018 y 2020, el último año en el que el grupo segrega ventas por mercados, la facturación de la empresa en China se redujo un 10%. El último movimiento que ha realizado la empresa en ese sentido ha sido el cierre de su flagship store en Shanghái.

 

H&M, además, sufrió durante el año pasado el boicot de los consumidores chinos por las manifestarse en contra de los trabajos forzosos de la minoría uigur en Xinjiang. Además, la empresa fue eliminada de las grandes plataformas de comercio electrónico del país, su aplicación fue suspendida en Huawei, Xiamoni, Vivo y Tencent y eliminada de los servicios de búsquedas.

 

 

 

 

También han sufrido boicots en China otros grandes operadores, como Nike, Adidas o Burberry. La Televisión Central de China hizo directamente un llamamiento al boicot: “la respuesta es muy clara, no compréis”. Nike fue una de las empresas más afectadas, con suspensiones de contratos con influencers del país, igual que Adidas.

 

A la situación se le suma el fenómeno del guochao, defendido por las generaciones más jóvenes, que han conocido un país fuerte y competitivo frente a Europa y Estados Unidos, y que aboga por defender las marcas locales del país y que representa el renacimiento de la cultura china.

 

El éxodo de los grandes operadores de China se produce en pleno retroceso de la moda en el país, lastrada los últimos años por las políticas de restrictivas para frenar el avance de la pandemia. Las ventas minoristas han iniciado este año la recuperación y finalizaron agosto con un incremento del 5,4%.

 

El único de los grandes operadores que no ha reducido su presencia en el país en el último año ha sido Fast Retailing. El dueño de Uniqlo se ha comportado a la inversa que el resto de los operadores y ha ido incrementando su red comercial en el país año a año y desde 2016 ha engordado su red un 66%, hasta 932 establecimientos en 2021.

 

 

El lujo también recorta posiciones

Además de la gran distribución, el sector del lujo ha ido reduciendo su presencia en el país asiático año a año, y la mayoría de los operadores han reducido sus ventas en el país debido a la política Covid Cero. Grupos como Kering, que redujo su negocio en tres puntos porcentuales en el primer trimestre de ejercicio, o Salvatore Ferragamo, han reducido sus ventas en la región en los últimos meses, que recortó sus ventas en la región un 1,5%.