Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Serena Whiteheaven, zapatos de lujo 'made in Barcelona'

C. Pareja

4 oct 2012 - 04:49

Cada vez son más los emprendedores que, tras formarse en sectores que nada tienen que ver con el sector, aterrizan en el negocio de la moda para dar rienda suelta a sus dotes de empresarios. Una de las últimas en unirse a este club es Belén Ortiz, empresaria y creativa al frente de la firma de zapatos de lujo para mujer Serena Whiteheaven.

 

“Estudié Derecho, trabaje en Deloitte y, finalmente, me lancé a diseñar zapatos para crear mi propia firma”, explica Ortiz. Serena Whiteheaven se fundó en 2011 de la mano de Belén Ortiz, apoyada económicamente por su hermana y su madre. La enseña se ha creado con capital familiar e inversores privados.

Serena Whiteheaven cuenta con un showroom en Paseo de Gracia, en Barcelona. Desde ahí, Ortiz atiende a sus clientas potenciales, pero también organiza su estrategia comercial, que en estos momentos está enfocada hacia el mercado europeo y el asiático.

 

“Ahora mismo el equipo comercial está trabajando en captar clientes en Rusia y Hong Kong –explica Ortiz-; España también es otro de los mercados en los que nos gustaría crear una gran cartera de clientes, pero tal y como está el mercado es bastante complicado”.  La previsión de la compañía es estar presentes, a finales de año, en cuatro puntos de venta en Barcelona.

 

La enseña se posiciona en el segmento lujo y se dirige a un público de nivel adquisitivo alto. Un par de zapatos de la diseñadora tienen un precio de venta al público desde los 295 euros a los 1.800 euros. La fabricación del calzado de Serena Whiteheaven está externalizada a talleres artesanales de Elda, en Alicante.

 

La compañía, que prefiere no facilitar todavía una previsión de facturación para 2012, está continuamente en negociaciones para dar entrada a nuevos socios a su firma. “Nos financiamos con líneas de crédito, pero también estamos en contacto con una red de business angels para dar entrada a capital externo y poder crecer con más facilidad”, concluye Ortiz.