Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Salir o no salir: Inditex, H&M y Fast Retailing siguen produciendo en Myanmar tras el golpe

Primark, C&A o Bestseller son algunos de los gigantes de la distribución de moda que han dejado de producir en el país. También han dejado de fabricar ropa en la antigua Birmania compañías como Tesco o Aldi.

 
Salir o no salir: Inditex, H&M y Fast Retailing siguen produciendo en Myanmar tras el golpe
Entre los grupos que han dejado la antigua Birmania se encuentran también Benetton, Tesco o Aldi.

Modaes

7 oct 2022 - 13:58

La moda toma posiciones en Myanmar. Mientras Primark, C&A o Bestseller han dejado de producir en el país tras el golpe de Estado de febrero de 2021, los tres mayores grupos del sector, Inditex, H&M y Fast Retailing, siguen produciendo en el país, según recoge The Wall Street Journal.

 

Entre los grupos que han dejado la antigua Birmania se encuentran también Benetton, Tesco o Aldi, que argumentan la decisión por la preocupación por el respeto a los derechos y la seguridad de los trabajadores.

 

Por su parte, quienes continúan justifican su decisión alegando que salir sería más perjudicial para los empleados de la confección en el país.  “En Inditex hemos apoyado el llamamiento de la federación internacional de sindicatos IndustriALL para la aplicación de sanciones económicas al país, y estamos llevando a cabo una política responsable, de acuerdo con los UN Guiding Principles on Business and Human Rights y centrada en reducir el impacto en los trabajadores que podrían llegar a perder sus puestos de trabajo”, justifican desde Inditex.

 

 

 

 

Por su parte, un portavoz de H&M, que dejó de abastecerse en el país sólo durante unos meses, señaló a Wall Street Journal que “existen condiciones contradictorias y diferentes perspectivas si el comercio con Myanmar debe continuar o no”, pero que la compañía no tiene planes de abandonar el país ya que es consciente “del hecho de que muchas personas en Myanmar dependen de las empresas internacionales para ganarse la vida”.

 

En un informe publicado el pasado 16 de septiembre, Naciones Unidas recomendaba a la empresas “llevar a cabo procesos de debida diligencia para asegurar que no inician o mantienen ninguna relación con el Tarmadaw, con ninguna de las empresas que son de su propiedad (incluyendo filiales) ni con ninguno de sus representantes”.

 

La recomendación coincide con la de Ethical Trading Initative. En el informe Myanmar enhance due diligence sectoral assesment, aseguraba que había pruebas de violaciones de derechos laborales en el país, y animaba a los retailers a pausar las compras si detectaban alguna irregularidad.

 

Al mismo tiempo, alertaba de que “una salida de los compradores europeos se traduciría en coste sociales para los trabajadores, un aumento de la pobreza y consecuencias humanitarias en las zonas rurales”.

 

La organización estimaba que 320.000 trabajadores podrían perder sus empleos o ver reducidos sus ingresos si los compradores europeos cesan su actividad en Myanmar y 23.000 personas pasarían a estar en riesgo de pobreza”.