Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Quiksilver reestructura sus finanzas para levantar el vuelo

10 jun 2009 - 00:00

La firma de moda Quiksilver está decidida a mejorar su situación financiera lo antes posible. La marca, envuelta en la problemática compra y posterior venta de la firma Rossignol, ha llegado a varios acuerdos que pueden sanear sus cuentas. Ha conseguido renegociar la deuda además de las facilidades de pago y suma más de 200 millones de dólares en una línea de activos. Por un lado, el pacto con el fondo de capital riesgo Rhône para llevar a cinco años el préstamo de 150 millones de dólares que se les concedió para mejorar su posición de liquidez en el mercado. Además ha refinanciado sus facilidades de crédito para los próximos tres años. Además cuenta con una línea de activos concedida por el Bank of America y GE Capital de 200 millones de dólares. Adicionalmente, la compañía está en negociaciones con diferentes bancos franceses para renegociar sus deudas en el mercado europeo.Además de remodelar las finanzas del grupo, la compañía está llevando a cabo un cambio en su estructura directiva. Quiksilver ha combinado el merchandising y las divisiones de diseño de su marca más joven, Roxy, con la línea contemporánea de mujer del grupo. Laurie Etheridge, vicepresidente senior, se encargará de supervisar la comercialización y el diseño del calzado deportivo y la línea de niña adolescentes de Rox, además de la comercialización y diseño de la línea de señora de Quiksilver. Summer Rap, hasta ahora viepresidente de diseño de la línea de mujer de Quiksilver, añadirá a este cargo el de vicepresidente de diseño y director creativo de la línea de calzado infantil de Roxy. Más allá de las promociones internas, la firma con sede en California, ha incluido a dos directores designados por el fondo de capital riesgo Rhône. La deuda a largo plazo del grupo se situó en 604,4 millones de dólares a finales del último cuatrimestre. Además el fondo recibirá los derechos preferentes para la compra del 20 por ciento de la compañía en una hipotética situación futura en la que las acciones de la firma caigan en picado hasta los 1,86 dólares. El valor medio de la acción en las últimas semanas ha rondado los 3,6 dólares. En los primeros tres meses del año, contabilizados hasta finales de abril, Quiksilver tuvo unos ingresos de 2,8 millones de dólares, en comparación con las pérdidas de 206 millones de dólares en el mismo periodo del año anterior.