Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Punto Blanco inicia en Portugal el desarrollo internacional de sus tiendas

30 mar 2011 - 00:00

Modaes.- La histórica marca de ropa íntima y calcetería Punto Blanco, que inició su trayectoria en 1948, da el salto fuera de España con su propia red de tiendas. La enseña, propiedad de la compañía catalana Industrias Valls, ha puesto en marcha un establecimiento en el centro comercial outlet Freeport de Lisboa. Portugal estrena así el plan de expansión de la marca. 

Según han explicado a Modaes fuentes de la empresa, Punto Blanco ha iniciado un proceso de desarrollo internacional, aunque todavía no existen ubicaciones decididas para próximas aperturas. Francia e Italia son dos de los países candidatos. “Tenemos un proceso de expansión activo, pero no agresivo”, sostienen desde la compañía.

 

Punto Blanco cuenta actualmente con una red de quince tiendas propias en España, a las que se suman una decena de franquicias. En paralelo a la apertura de tiendas propias, la enseña comenzó hace medio año a desarrollar su red de establecimientos franquiciados para acelerar su crecimiento.

 

La marca, cuya facturación se sitúa alrededor de 24 millones de euros, también distribuye sus prendas a través del canal multimarca, gracias al cual llega a un total de 35 países, la mayoría de ellos europeos, además de Japón, Canadá, Estados Unidos y Australia.

 

Punto Blanco es propiedad de Industrias Valls, que también opera con la marca de calcetines Marum. Industrias Valls, que divide su producción entre Igualada (donde cuenta con instalaciones propias y fábricas externas) forma parte de Corporación Empresarial Valls, que aglutina seis empresas textiles y de artes gráficas de la familia Valls.

 

Industrias Valls tiene sede en Igualada (Barcelona), una de las cunas del textil catalán. La compañía cuenta con una factoría de 10.000 metros cuadrados y un almacén logístico de 11.000 metros cuadrados.