Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Puig ficha a Ainhoa García, ex Delpozo y Loewe, para liderar las operaciones de Paco Rabanne

La ejecutiva cuenta con una amplia trayectoria en el sector del lujo en España: fue la artífice del relanzamiento de Delpozo de la mano de Perfumes y Diseño y, más recientemente, directora de prêt-à-porter y calzado de Loewe.

Puig ficha a Ainhoa García, ex Delpozo y Loewe, para liderar las operaciones de Paco Rabanne
Ainhoa García fue artífice del relanzamiento de Delpozo.

Iria P. Gestal / C. Juárez

3 nov 2022 - 05:00

Puig ficha a una ejecutiva con experiencia en el lujo español para dar brillo a Paco Rabanne. El grupo de moda y perfumería ha incorporado a Ainhoa García, exejecutiva de Delpozo y Loewe, como nueva directora de operaciones de la firma, según ha podido saber Modaes.

 

García cuenta con una amplia trayectoria en el sector del lujo en España, más recientemente como directora de prêt-à-porter y calzado de Loewe. Anteriormente, la ejecutiva trabajó durante una década en Jesús del Pozo, a la que se incorporó en 2004 y donde fue responsable de su relanzamiento como Delpozo de la mano del grupo Perfumes y Diseño y con Josep Font como director creativo.

 

Con anterioridad, García pasó por Marks&Spencer, donde ocupó el puesto de supervisora comercial, y El Corte Inglés, donde mantuvo varios cargos de responsabilidad en Espacio de Creadores, donde se representaban marcas españolas. Actualmente, también es miembro del comité de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid.

 

 

 

 

García estará basada en París, ya que trabajará para el área de moda de la marca. La ejecutiva se suma a una oleada de fichajes dentro de Puig. La última, la incorporación el mes pasado de la periodista Eugenia de la Torriente como directora de comunicación.

 

En marzo, el grupo también nombró a Nadie Dhouib como nueva directora general de la división de moda de Paco Rabanne, que es junto con Carolina Herrera una de las mayores marcas de Puig por facturación.

 

Paco Rabanne fue, de hecho, la semilla de la apuesta de Puig por la moda. El grupo, que comenzó su andadura distribuyendo en España firmas extranjeras y desarrollando marcas propias como Agua Lavanda, buscaba en la década de los sesenta un nombre con el que entrar por la puerta grande en el sector de la moda, que entonces tenía su epicentro en Francia.

 

En mayo de 1968, los hermanos Antonio y Mariano Puig firmaron el primer acuerdo con la marca, impulsada por el diseñador Francisco Rabaneda. Aquel pacto fue un catalizador para el negocio de perfumes del grupo, y poco después los Puig se hicieron también con el control del negocio de moda.

 

En 2011, cuando 1 Million se había convertido ya en uno de los perfumes más vendidos del mundo, Puig relanzó la línea de prêt-à-porter, que hasta entonces copaba apenas el 5% de los ingresos de la firma.

 

 

 

 

Actualmente, Paco Rabanne se mantiene como una de las grandes bazas de Puig, que en 2019 se marcó el objetivo de facturar mil millones de euros a medio plazo con la firma (el mismo objetivo que para Carolina Herrera).

 

En total, el grupo confía este año en superar los 3.000 millones de euros en ventas, un año antes de lo previsto. La compañía trazó este objetivo inicialmente para 2025 y más tarde lo adelantó a 2023.

 

En 2021, Puig registró unos ingresos récord de 2.585 millones de euros, un 68% más que en 2020 y un 27% por encima de 2019. El resultado neto volvió a la senda positiva, con unas ganancias de 234 millones de euros, después de que en 2020 la empresa entrara en pérdidas por primera vez.