Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Poète desembarca en Latinoamérica y ficha a un ex directivo de Uno de 50 para profesionalizar su gestión

C. Pareja

30 oct 2013 - 05:00

La firma especializada en moda femenina Poète crece a nivel internacional y se profesionaliza. La compañía ha fichado como nuevo director general a Alberto Luceño, ex directivo de la enseña española especializada en bisutería Uno de 50, tal y como ha explicado Berta Martín, fundadora de Poète, a Modaes.es. La empresa madrileña también prevé su desembarco en México a corto plazo.

 

Las primeras tiendas que abrirá Poèete en el mercado internacional se ubicarán en México. Los planes pasan por poner en marcha dos establecimientos monomarca de la mano de un socio local, ubicados en Querétaro y en Ciudad de México, en el centro comercial Antara. Poète también abrirá dos espacios de venta de la mano de los grandes almacenes El Palacio de Hierro.

 

La compañía busca asimismo oportunidades en el mercado brasileño, donde ya está negociando su entrada de la mano de un socio local, mientras ha iniciado su desembarco en el mercado portugués y en Italia, donde ya distribuye sus prendas a través de agentes comerciales.

 

En cuanto al mercado español, Poète ha frenado su expansión mediante tiendas monomarca y apuesta por crecer a través de corners en los grandes almacenes El Corte Inglés. La compañía puso en marcha el pasado viernes un nuevo espacio de venta en el centro que el grupo madrileño tiene en Castellana, en Madrid. Poète cuenta en la actualidad con nueve tiendas monomarca y presencia en tres complejos de El Corte Inglés.

 

Profesionalización de su gestión

En paralelo a su crecimiento en el mercado internacional, Poète también ha invertido en su gestión interna fichando a Alberto Luceño, ex director general de Uno de 50, para liderar la compañía. Luceño se hará cargo del desarrollo de la compañía en España así como del crecimiento de la enseña fuera del país.

 

Otro de los objetivos a corto plazo de Poète es contar con un directivo que se encargue exclusivamente de pilotar la expansión en los mercados internacionales, aunque por el momento es un proyecto que se encuentra en fase de estudio.

 

Poète registró en 2012 una facturación de 3,5 millones de euros, una cifra que contrasta con la obtenida por la compañía en 2011, cuando situó su volumen de ventas en 1,1 millones de euros.