Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Pikolinos firma un préstamo vinculado a objetivos sostenibles

La compañía alicantina de calzado ha acordado con Bbva un crédito, cuyo importe no ha trascendido, ligado a la consecución de objetivos ambientales relacionados con la reducción de emisiones enmarcadas en el proceso de fabricación de calzado.

Pikolinos firma un préstamo vinculado a objetivos sostenibles
Pikolinos ha ligado el crédito a la consecución de objetivos ambientales relacionados con el proceso de fabricación de calzado,

Modaes

27 sep 2022 - 13:33

Pikolinos da un paso hacia la sostenibilidad. La compañía alicantina de calzado ha firmado con el banco Bbva una línea de crédito, cuyo importe no ha trascendido, vinculada a la consecución de objetivos sostenibles.

 

Se trata de la primera operación que realiza la compañía en este ámbito. La línea de crédito se ha ligado al cumplimiento de una serie de indicadores sostenibles relacionados con la reducción de las emisiones enmarcadas en el proceso de fabricación del calzado.

 

Manuel Perán, presidente ejecutivo de Pikolinos, ha destacado que un comunicado que esta operación supone un “hito” para la empresa. “No hay marcha atrás y todos debemos aportar nuestro grano de arena a mejorar el planeta”, ha añadido.

 

Este movimiento se enmarca en el plan estratégico de la compañía alicantina, que cerró el último ejercicio con unas ventas de 110 millones de euros, cerca de los niveles de antes de la pandemia. Para 2022, los planes de Pikolinos pasan por registrar unos ingresos de 130 millones de euros.

 

 

 

 

Pikolinos nació en 1984 de la mano de Juan Perán, con experiencia en el sector del calzado. Con sede en Elche, la empresa continúa en manos de la familia fundadora y también es propietaria de la compañía de calzado Martinelli y la empresa de curtiduría Pies Cuadrados.

 

Con este movimiento, Pikolinos se suma a otras empresas españolas que también han firmado líneas de crédito vinculadas a objetivos sostenibles. Es el caso de Mango, que el pasado abril refinanció su deuda con la firma de un préstamo de doscientos millones de euros vinculado a criterios de medio ambiente, social y de buena gobernanza (ESG).

 

El Corte Inglés, por su parte, también firmó en enero de 2020 una refinanciación de deuda vinculada a objetivos sostenibles, incluyendo la lucha por el cambio climático, la responsabilidad social y la gobernanza.