Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Pepe Jeans toma el control de su negocio en India y se adentra en China

15 dic 2010 - 00:00

Modaes.- Pepe Jeans está a punto de conseguir uno de los objetivos que más ha perseguido durante los últimos años. La compañía ha llegado a un acuerdo con la compañía Chetan Shah para tomar el control de la distribución de sus prendas en el mercado indio. El pasado noviembre, las dos empresas firmaron una carta de intenciones que está a punto de ratificarse, según ha explicado a Modaes el director financiero de Pepe Jeans, Javier Raventós.

La operación supondrá la creación de una empresa conjunta con Chetan Shah (actual licenciatario de Pepe Jeans en India), de la que el grupo español controlará la mayoría.

 

Liderada por Carlos Ortega, Pepe Jeans fue una de las de las primeras empresas de moda en apostar por el mercado indio, un camino que ha tomado este año la multinacional Inditex mediante una alianza con Tata. Pepe Jeans cuenta con más de 150 establecimientos en India, ubicados en alrededor de ochenta ciudades.

 

La firma de moda vaquera se adentró en India en los años noventa mediante una alianza con Chetan Shah, pero desde hace años trata de tomar el control de sus operaciones en el país para potenciar su desarrollo. Pepe Jeans, que controla un 25% del mercado de denim de India, factura 50 millones de dólares en este país asiático a través de su socio.

 

Por otro lado, la compañía ha iniciado su desarrollo en el mercado chino con la puesta en marcha de sus dos primeros puntos de venta, ubicados en Shanghai. Pepe Jeans se ha aliado con un socio local para estrenar dos shop-in-shop en la ciudad china, que constituyen una primera prueba en el mercado. Raventós sostiene que el modelo de crecimiento en el país está todavía por definir.

 

India y China se suman así a los mercados en que está presente Pepe Jeans,  con presencia directa en España, Portugal, Reino Unido, Francia, Alemania e Italia. Controlada por Torreal, Artá Capital y L Capital desde el pasado agosto, la empresa cerró su último ejercicio con una facturación de 347,3 millones de euros.