Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Neiman Marcus entra en el mercado de segunda mano con una participación en Fashionphile

El grupo estadounidense de grandes almacenes ha entrado en el capital de una empresa con veinte años de trayectoria en el mercado y especializada en el comercio de complementos y accesorios de lujo de segunda mano.

Modaes

18 abr 2019 - 17:50

Neiman Marcus entra en el mercado de segunda mano con una participación en Fashionphile

 

 

Neiman Marcus entra en el mercado de segunda mano. El grupo estadounidense de grandes almacenes ha entrado en el capital de Fashionphile, una empresa con veinte años de trayectoria en el sector y especializada en el comercio de complementos y accesorios de lujo de segunda mano. La compañía se ha hecho con una participación minoritaria.

 

El consejero delegado de Neiman Marcus, Geoffroy van Raemdonck, ha explicado que se trata de una operación significativa si se tiene en cuenta su estrategia para convertirse en una plataforma del lujo orientada al cliente, según WWD. Fundada por Sarah Davis, Fashionphile comercializa sus artículos online, pero cuenta también con showrooms físicos en Madison Avenue, en Nueva York, y en Beverly Hills, en Los Angeles, además de en San Francisco o Carlsban, entre otras ciudades.

 

En las localizaciones, los clientes de Fashionphile pasan a recoger las piezas y realizan las posteriores entregas. Ahora, con Neiman Marcus de socio, el grupo de grandes almacenes colocará puntos de recogida y entrega en algunos de sus establecimientos.

 

 

 

 

Van Raemdonck sostiene que las demandas de los clientes difieren a veces de la oferta de retailers como ellos, porque buscan experiencias emocionales, como las que puede dar Fashionphile. “Vemos realmente que es la herramienta que da gas a nuestro crecimiento”, ha subrayado el ejecutivo, quien señala que continuarán realizando inversiones en esta línea, aunque en diferentes categorías.

 

En el primer semestre del ejercicio 2018, Neiman Marcus registró un resultado neto positivo por primera vez desde 2015. La compañía facturó 2.602 millones de dólares (2.111,6 millones de euros), un 5,2% más, y sus ganancias se situaron en 346,3 millones de dólares (281 millones de euros). La cifra contrasta con las pérdidas netas de 140,6 millones de dólares (114,1 millones de euros) del mismo periodo del año anterior.

 

El pasado marzo, la compañía alcanzó un acuerdo con sus acreedores para reestructurar una deuda que ascendía a 4.600 millones de dólares. La compañía sigue inmersa en un proceso de reestructuración para adaptarse a la profunda transformación del mercado del comercio minorista de Estados unidos. A lo largo de este proceso, la empresa ha cerrado tiendas diez tiendas y ha continuado potenciando su red de retail.