Empresa

Neck&Neck entra en concurso de acreedores

La familia Zamácola, propietaria de la compañía de moda infantil, inició el pasado julio la búsqueda de distintas opciones para la empresa, incluyendo un potenciar comprador para la marca.

Neck&Neck entra en concurso de acreedores
Neck&Neck ha solicitado la liquidación de su patrimonio.

Modaes

8 nov 2022 - 12:00

Neck&Neck, a concurso. La compañía ha presentado concurso de acreedores en el Juzgado de lo Mercantil número 15 de Madrid, según consta en el Boletín Oficial del Estado (BOE). La entrada en concurso se produce pocos meses después de que la familia Zamácola, propietaria de la empresa desde 1999, iniciara la búsqueda de distintas opciones para la compañía, incluyendo un potencial comprador para la marca.

 

El primer paso de la empresa pasaba por llegar a un acuerdo de refinanciación con la banca y después por la búsqueda de un comprador. La empresa ha solicitado la liquidación del patrimonio y la gestión quedará en manos del administrador concursal, PwC.

 

La entrada en concurso de Neck&Neck se produce después de dos años marcados por la pandemia. La empresa no pudo acceder a los préstamos respaldados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) ni otras ayudas públicas porque a finales de 2019, justo antes del estallido de la pandemia, refinanció su deuda. El acuerdo se sometió a intervención judicial y resultó con la reestructuración del pasivo y la entrega de nuevas líneas de crédito.

 

 

 

 

Debido al golpe de la pandemia, la empresa de moda infantil presentó un expediente de regulación de empleo (Erte) por causas de fuerza mayor y la familia tomó la decisión de comenzar la búsqueda de un comprador para salir del proyecto, pero dándole continuidad a la marca.

 

Hasta el pasado julio, Neck&Neck contaba con doce tiendas a pie de calle y dieciocho corners en El Corte Inglés. La plantilla estaba compuesta por seis personas en las oficinas centrales más el personal de tienda. Según las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil, la compañía redujo su facturación un 50% en el año del Covid-19.

 

Neck&Neck dio sus primeros pasos en 1990 de la mano de unos amigos de Pamplona de la familia Zamácola afincados en Marbella. En 1993 la empresa abrió su primera tienda y a finales de la década de los noventa empleaba a 319 personas y facturaba 1.600 millones de pesetas.

 

 

 

 

En 1999, la familia Zamácola, que ya controlaba el 50% del capital de la empresa, se hizo con el resto y puso en marcha un agresivo plan de expansión que le llevó a contar con más de doscientos puntos de venta en todo el mundo.

 

En 2019, Neck&Neck puso en marcha otro plan estratégico para reposicionarse en el segmento medio-alto y elevar el precio medio de sus prendas hasta 75 euros, frente a los 45 euros de su etiqueta. La empresa también comenzó una reorganización de su red y un plan para potenciar su canal online con el objetivo de regresar a la rentabilidad.