Empresa

Mosttro Sportswear, el proveedor de los clubes modestos, prepara su salto a México

La compañía española de equipamiento deportivo prevé alcanzar una facturación de 250.000 euros, un 20% más que en 2021. El objetivo pasa por incrementar beneficios y expandirse con acuerdos por México, Italia, Francia y Portugal.

Mosttro Sportswear, el proveedor de los clubes modestos, prepara su salto a México
Mosttro prevé alcanzar un negocio de 250.000 euros en 2022.

M. L. E.

12 jul 2022 - 05:00

Mosttro Sportswear ruge. La compañía española de ropa deportiva, que viste a cincuenta clubes modestos de diferentes disciplinas deportivas de España, encara un año de crecimiento apoyado en la expansión internacional y la búsqueda de un acuerdo con un club de Segunda División de fútbol.

 

La empresa echó a andar en Córdoba en 2019 de la mano de la diseñadora gráfica Aleiry Galeana y Francisco José Jiménez, ex director comercial de Córdoba CF. Actualmente, la marca tiene acuerdos con cincuenta clubes de diferentes disciplinas deportivas de toda España como Barakaldo CF, SD Ejea, Atlético Espeleño, Córdoba Patrimonio de la Humanidad, Salerm Puente Genil, Voleibol Albacete, Condequinto Sevilla, Real Aero Club o Avebal Mallorca.

 

Además, cuenta con acuerdo con la velocista Carmen Avilés y el portero de fútbol sala Cristian Ramos. El objetivo es alcanzar un acuerdo con un equipo de Segunda División y con equipos que tengan más de 8.000 abonados.

 

Mosttro prevé alcanzar un negocio de 250.000 euros en 2022. Este resultado representará un crecimiento del 20% frente a 2021, curso en el que evitó las pérdidas. Para el presente curso, el objetivo pasa por incrementar beneficios. Además de lanzar el canal profesional de clubes, en 2022 ha desarrollado su ecommerce dirigido al público en general. Para el presente curso, el objetivo pasa por incrementar su red de distribuidores en España, con la vista puesta a dar el salto a México y al mercado europeo.

 

 

 

 

“Estamos en proceso de crear una filial en México con la que prevemos expandirnos por Latinoamérica, además, queremos entrar en Portugal, Francia e Italia”, explica Jiménez a Palco23. “Había un nicho de mercado en ropa deportiva técnica, pero con una connotación: un servicio al cliente que se adaptara a cada club, puesto que las grandes marcas, actualmente, son inflexibles”, asegura. “Detectamos que no había capacidad de personalización y a esto le hemos añadido los pedidos a futuro, con hasta seis meses de antelación, con el objetivo de tener la ropa lista al inició de la temporada”, destaca.

 

Para desarrollar su negocio, la empresa está alcanzando acuerdos de esponsorización por los que regala las equitaciones para el primer equipo y luego ofrece tarifas adaptadas a los equipos de base. “No tenemos el pulmón de Nike o Adidas, por lo que apostamos por el diseño, un alto nivel de personalización con 300 tipos de tejidos y precios competitivos; aunque los que apuestan por nosotros son los equipos más modestos, que normalmente no tienen acuerdos con estas grandes marcas”, asegura.

 

 

 

 

Por otro lado, Mosttro, que empezó a operar con una inversión de 100.000 euros, espera alcanzar algún acuerdo para tener presencia en tiendas físicas, así como con grandes operadores de comercio electrónico. Para impulsar su crecimiento, la empresa plantea abrir una ronda de inversión: “si tienes un inversor que aporte 150.000 euros a un acuerdo de patrocinio, podremos entrar en equipos mediáticamente interesantes, pero ahora no tenemos esta capacidad”, explica.

 

La empresa tiene entre cinco y quince empleados en función del momento del año. Todas sus fábricas son propias y todos los procesos internos como el patronaje, corte de tejido, diseño, impresión, estampación, confección y embolsado son realizados por su personal. De hecho, la marca vende la elección de patronaje y tejido técnico en función del uso y la disciplina deportiva en cuestión. Además, todos sus tejidos técnicos se fabrican en Barcelona, compartiendo proveedores de tejidos con marcas como Kappa, Umbro, Macron o Adidas.