Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Misako renueva su imagen y entra en Zalando para encarar la recuperación

La compañía cerró el último ejercicio con una facturación de algo más de treinta millones de euros, con un descenso de cerca del 40%, pero ha seguido abriendo.

Iria P. Gestal

14 abr 2021 - 05:00

Misako renueva su imagen y entra en Zalando para encarar la recuperación

 

 

Misako encara la recuperación. La compañía de bolsos y complementos, controlada por las familias García y Torres, ha renovado su imagen de marca y continúa engordando su red de distribución tras un año marcado por la pandemia. La empresa cerró 2020 con una caída de ingresos de alrededor del 40%, pero confía en recuperar los niveles prepandemia en 2022.

 

“Aprovechamos el parón para potenciar áreas que no tienes tiempo de abordar en el día a día”, recuerda Eulàlia Torres, consejera delegada y presidenta de la empresa. Una de esas áreas ha sido el canal online, que representa alrededor de un 8% de la facturación.

Misako cuenta con su propia plataforma online, disponible en inglés, francés, castellano y portugués, y opera también en Amazon. Ahora, está ultimando su entrada en nuevos marketplaces, entre ellos Zalando, el mayor de Europa especializado en moda.

 

Con todo, el canal físico continúa siendo el más importante para Misako, que opera con una red de 215 tiendas en España y Portugal. Durante el año de la pandemia, la empresa puso en marcha siete nuevos establecimientos y no descarta seguir creciendo durante este año.

 

 

 

 

Antes del estallido del Covid-19, Misako abría entre doce y quince tiendas cada año. La expansión se realiza sólo con tiendas propias, si bien la empresa mantiene cuatro franquicias históricas.

 

“No creemos que la forma de consumir vaya a cambiar tanto”, opina Cristian Garcia, director general adjunto. “El online va a crecer, pero ya estaba ocurriendo antes de la pandemia; no nos imaginamos una calle sin tiendas igual que no imaginamos dejar de ir al fútbol o al cine”, señala el ejecutivo.

 

Al margen de las nuevas aperturas y del impulso del online, la estrategia de Misako este año se centrará en la implantación de su nueva imagen de marca. Durante el año pasado, la cadena puso en marcha un proyecto de rebranding que incluye un nuevo logotipo, en el que la palabra Misako se libera de la casilla tradicional, con una nueva tipografía y un nuevo diseño de tienda. Los establecimientos mantienen la imagen minimalista pero con un diseño más cálido natural para actualizarlo.

 

 

 

 

El desarrollo más allá de la Península Ibérica está, por el momento, fuera de la mesa. “Lo hemos tenido en mente más de una ocasión, pero estamos esperando a que la situación se normalice al cien por cien, no es el objetivo de 2021 ni de 2022”, dice Torres.

 

Misako descarta dar previsiones de facturación para este año, pero confía en poder recuperar los niveles anteriores al Covid-19 en un plazo de dos años. En 2020, la empresa facturó algo más de treinta millones de euros, lastrada por el cierre de tiendas y la caída de la categoría de artículos de viaje. “Nuestra capacidad financiera está muy saneada y tenemos cero endeudamiento”, precisa Torres.

 

La compañía emplea a 590 personas, incluyendo el personal de tienda, y tiene su sede en Esparraguera (Barcelona). La cadena echó a andar en 1998 y está especializada en bolsos, artículos de viaje y complementos a un precio bajo.