Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Maya Hansen, la ‘corsetière’ de Madrid

Custodio Pareja

16 ene 2014 - 04:55

 

Corría el año 2000 cuando Maya Hansen decidió que la moda iba a ser su profesión. Ahora, catorce años después, la creadora se ha convertido en una de las promesas del diseño español gracias a haber dado la vuelta a una de las prendas con más historia: el corsé. Sus prendas han vestido a personalidades internacionales como Lady Gaga o Beyonce, pero también a grupos de música nacionales que poco tienen que ver con divas de la canción, como Mago de Oz. Maya Hansen ha profesionalizado su gestión con la mirada puesta en la internacionalización y tantea la posibilidad de dar entrada a medio plazo a un nuevo socio en la compañía.

 

La diseñadora inició sus estudios en Madrid y se graduó en el Centro Superior de Diseño de Moda. Tras graduarse, Maya Hansen trabajó durante cuatro años como asalariada en la firma del diseñador Javier Larrainzar y en la compañía especializada en tallas grandes Comercial Montreal.

 

“Como no tenía muy claro cómo quería enfocar mi carrera, trabajé en puestos que me permitieran desarrollar mi creatividad de forma paralela –explica Hansen-; en ese momento también hacia colaboraciones con todo tipo de espectáculos de artes escénicas, elaborando el vestuario, e incluso colaboré con el grupo de música Mago de Oz”.

 

En 2004, Hansen se probó en Berlín un corsé, algo que marcó el futuro de su carrera profesional. “Vi cómo quedaban y decidí especializarme en esta prenda”. Dos años después, la diseñadora ya había creado una colección completa de corses y había comenzado a exhibirla en el sector. “Lo dejé todo y me centré en el proyecto, ya que empecé a recibir correos electrónicos de muchas tiendas de Europa especializadas en cultura urbana y estilo gótico”, añade.

 

Pero, con el tiempo, Hansen se dio cuenta de que no podía centrarse únicamente en una prenda si quería hacerse algo más grande en este negocio. “Seguí adelante con mi firma, con el corsé como prenda estrella, pero con una colección más variada y completa”, explica Hansen.

 

En septiembre de 2009, Hansen dio otro pequeño paso en su trayectoria como diseñadora y se subió por primera vez a la pasarela en la ciudad de Valencia. Más tarde, Hansen comenzó a desfilar en El Ego de Cibeles, pasarela de moda independiente que se celebra en el marco de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. “Gané el premio a la mejor colección –explica la creadora-; esto me dio proyección y me ayudó a que la gente comenzara a ver los corsés como una prenda que se podía utilizar en el día a día”.

 

Y Lady Gaga cambió su vida

Maya Hansen se despertó un día con la noticia, y ese momento fue el que la convirtió en una de las diseñadoras más mediáticas de España. “Me levantó de la cama mi pareja para decirme que iba a ser un día duro, ya que Lady Gaga se había puesto uno de mis corsés”, explica. La colección escogida por la cantante pop fue la de Reinas de España, pero lo que vino después significó mucho más para Hansen. “Me llamaron por teléfono desde Cibeles para preguntarme si quería añadirme al calendario oficial de la semana de la moda de Madrid, a lo que respondí que sí, obviamente”, asegura.

 

Dos años después, y con Lady Gaga luciendo algún que otro diseño más de Maya Hansen en sus apariciones públicas, la diseñadora afronta un nuevo reto en su carrera: seguir adelante en un entorno económico complicado para los diseñadores españoles. “Hay falta de confianza, todos los negocios que no dan rentabilidad están mal vistos, y los que tienen dinero para invertir para que podamos crecer no se atreven a dar el paso –asegura Hansen-; si esto no ocurre, no arrancaremos”.

 

El año pasado no fue de los mejores para Maya Hansen en cuanto a ventas. “Cuando estudias moda, no te enseñan cómo se gestiona una firma”, subraya Hansen. La compañía ha mantenido su cifra de ventas, pero las previsiones pasaban por crecer.

 

“Ahora nos marcamos retos a largo plazo y, de aquí a cinco años, nos gustaría posicionarnos como una enseña de lujo accesible, sin llegar a producir grandes volúmenes y con presencia en las principales capitales de la moda”, asegura la diseñadora.

 

El precio de un corsé de Maya Hansen empieza en 295 euros, pero puede alcanzar los 800 euros. La red de distribución de la diseñadora está compuesta por puntos de venta multimarca en ciudades de España como Madrid, y en mercados internacionales como Polonia, Brasil, Holanda o Japón. “Si algún día abrimos una tienda monomarca es muy probable que lo hagamos fuera de España”. El setenta por ciento de las ventas de la compañía provienen del extranjero.

 

Con el estreno de año, Maya Hansen también pondrá en marcha nuevos proyectos en alianza con otras compañías. La diseñadora ha llevado a cabo colaboraciones durante toda su carrera con empresas como Samsung, especializada en tecnología, o Audi, del sector automovilístico.


“Este tipo de noviazgos se tienen que dar con empresas con las que te identifiques, sino no tiene sentido”, añade. Aumentar sus ventas un 30% y afianzar la marca también son objetivos que la compañía se ha marcado para uno de los años más importantes de la firma española.