Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Martin Lamothe, la española de Saint Martin’s

Custodio Pareja

10 ene 2013 - 04:56

Quizá no sea la única diseñadora que haya cursado sus estudios de moda en la prestigiosa escuela británica Central Saint Martin’s, pero sí que es una de las que más lo ha aprovechado. Su visión sobre la moda, su conocimiento del negocio y su obsesión por la perfección hacen de Elena Martín, diseñadora al frente de Martin Lamothe, una de las creadoras más peculiares de este país.

Martin Lamothe

“Nada ha sucedido por casualidad”, explica Martín. Su afición por la moda empezó desde bien pequeña. En cuanto finalizó sus estudios obligatorios, Martín comenzó a cursar diseño de moda en la antigua escuela barcelonesa ATM (hoy Escuela Superior de Diseño). “Antes sólo unos pocos estudiábamos moda –explica la creadora-; era como para gente rara”.

 

Finalizó sus estudios y la escogieron, tras subir a la pasarela su proyecto de final de curso, para hacer unas prácticas en el atelier de Versace, en Italia. “Nunca llegué a asistir, ya que la directora de mi centro mandó mis diseños a Central Saint Martin’s, donde me aceptaron para realizar un máster en moda”, recuerda.

 

Tras ser alumna de personalidades tan importantes en el negocio de la moda como Alexander McQueen o Vivienne Westwood, Martín comenzó a trabajar en la escena más urderground de Londres. “Me introduje en el mundo de la performance, el video art y, finalmente, en el de la música, donde trabajé como estilista de artistas como Kylie Minogue, Cher o Howie B”, dice Martín.

 

Elena Martín decidió hacer las maletas y volver a España. “Yo era muy joven y la alta moda internacional era una jungla, así que me volví a Barcelona a probar suerte”,  asegura Martín. En 2004, con 25 años, la empresa de moda masculina Antonio Miró la fichó como directora creativa de Miró Jeans para relevar al diseñador gallego José Castro. La creadora trabajó durante cuatro temporadas en la compañía de Miró y participó en dos desfiles de la marca, que se celebraron en la desaparecida Pasarela Gaudí.

 

En 2006, Elena Martín decidió, finalmente, probar suerte con su propia marca. “Fue todo por casualidad, ya que Bread & Butter me dio un stand gratuito y asistí con una pequeña colección de sastrería –recuerda la diseñadora-; entonces mi firma no tenía ni nombre”.

 

Después de una colección repleta de negros, plisados y combinaciones imposibles con estampado tartán, Martín constituyó su marca “de forma más seria”. Así nació Martin Lamothe, una firma de moda independiente que en la actualidad tiene presencia en puntos de venta multimarca de Los Ángeles, Nueva York, Amberes, París, Berlín o Tokio.

 

La diseñadora asegura que su firma es su diversión y que sus prendas son para un hombre y una mujer concretos. “Cuánto más comercial quiero ser, menos vendo”, asegura Martín. “Mi cliente es un artista, y este suele estar en los países donde la moda es cultura;  España no está en esa lista”, añade.

 

Aunque Martín se formara en Londres y tuviera una gran cartera de contactos en la capital británica, sus prendas no se pueden encontrar en esta ciudad. “Mi relación con Londres es rara, ya que, a pesar de ser un mercado en el que mi marca encaja a la perfección, aún no he querido empezar a vender allí”, explica.

 

“Me reservo para abrir una tienda propia, o vender mis creaciones en Selfridges –asegura Martín-; mi relación con Londres es muy romántica como para actuar a la ligera”. Aún así, la diseñadora vende una vez al año algunas de sus creaciones en la cadena británica Top Shop, en el marco de la semana de la moda londinense. “Top Shop se convierte en una tienda de máxima tendencia durante la London Fashion Week y los estilistas de la compañía escogen las mejores prendas de los diseñadores independientes que participan en ella –sostiene la creadora-; de esta forma, tus prendas pueden estar colgadas al lado de las de Alexander Wang”.

 

El producto de Martin Lamothe está dirigido a un público de nivel adquisitivo alto. Una camisa de la diseñadora puede valer 220 euros, mientras que un vestido puede llegar a costar hasta 1.200 euros. “Mi moda no encaja en el mercado español, soy un poco excéntrica para la mujer mediterránea”, dice Martín.

 

Martin Lamothe ultima ahora los detalles de su próxima colección, que fabricará, como todas las anteriores, íntegramente en España. Durante la próxima temporada, Elena Martín viajará por el mundo con su marca: la llevará de la mano a ferias de Estados Unidos y luchará por desembarcar en mercados como Rusia, Brasil o China, donde ya ha iniciado negociaciones.

 

Los planes de Elena Martín para el próximo año son, además, aunar todos los servicios que ofrece como diseñadora bajo el paraguas de su marca. La creadora prepara el lanzamiento de Martin Lamothe Studio, una compañía que servirá de atelier para la marca, pero también abanderará los servicios de consultoría que realiza para otras empresas del sector y su faceta como docente en escuelas de diseño de Barcelona.