Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Los tejidos ‘eco’ de Pyratex levantan 600.000 euros en una ronda liderada por Asics y Palladium

Para encarar su nueva etapa de crecimiento, la empresa ha incorporado como inversores y asesores a Javier Alonso, ex director de recursos humanos de Loewe; Julio Cousillas, consejero delegado de Kusilas, y Patricia Camarero.

Iria P. Gestal

4 ene 2022 - 04:57

Camiseta de Pyratex

 

 

La innovación textil española sigue seduciendo al capital. La start up Pyratex, especializada en el desarrollo de tejidos sostenibles, ha cerrado su segunda ronda de financiación liderada por Asics Venture Capital, el vehículo inversor del gigante japonés del deporte, y Waveform Investments, propiedad del grupo hotelero Palladium. La compañía ha levantado 600.000 euros, a los que se suman 300.000 euros de un préstamo Enisa para mujeres emprendedoras.

 

En la misma ronda se han sumado al capital y como asesores tres ejecutivos de amplia trayectoria en el sector: Javier Alonso, inversor y mentor de start ups y ex director de recursos humanos de Loewe; Julio Cousillas, consejero delegado y fundador de Kusilas, un interproveedor textil con sede en A Coruña; y Patricia Camarero, ingeniera industrial muy vinculada al entorno emprendedor.

 

“2021 ha sido el año de la confirmación de nuestro modelo”, explica Regina Polanco, fundadora de Pyratex, a Modaes.es. La compañía se define como “un proveedor textil, empresa de I+D y marca”, y aspira a convertirse en una ingredient brand al estilo de Gore-Tex o Lycra, reconocidas por el consumidor final.

 

 

 

 

“En moda deportiva es habitual, porque existe una cultura de hablar del producto y de sus características técnicas, pero lo que nos hace más ilusión es que las marcas de moda están cada vez más abiertas y en 2021, 28 marcas han comunicado que trabajan con nosotros”, asegura Polanco, que destaca también que aunque la mayoría de sus clientes son extranjeros, la compañía ha comenzado a trabajar también para firmas españolas.

 

Pyratex desarrolla sus innovaciones de la mano de partners que son después quienes producen el tejido a escala, con lo que ofrece a las marcas un servicio llave en mano y trazable. “En el sector de la moda, la cadena de producción del tejido está muy dividida y no hay comunicación: el tejedor desconoce el origen de la fibra, y lo mismo ocurre con la materia prima, la hilatura y el tinte”, argumenta Polanco.

 

En su caso, dependiendo del tejido, la materia prima procede del Atlántico (algas), India o Indonesia (plátano) o del Himalaya, entre otros, y la producción se realiza en Europa y, ahora, también en México.

 

Tras el crecimiento registrado en 2021, la empresa ha empezado a crear equipo, ha trasladado su sede en Madrid y ha invertido en maquinaria para el prototipado de sus innovaciones.

 

Esta es la segunda ronda de Pyratex en su corta trayectoria. La start up española, liderada por Regina Polanco, fue una de las elegidas en 2018 para formar parte de la incubadora de start ups que Asics puso en marcha en Barcelona y la única dedicada a la innovación textil.

 

En la primera ronda, en 2019, la empresa dio entrada a Asics Venture Capital y dos inversores estratégicos, Sébastien Lefebvre, un emprendedor en serie y actual consejero delegado de Growth Drivers, y Felipe Carrasco, que fue secretario general del Consejo Intertextil Español (CIE). Ambos vuelven a acudir en esta nueva ampliación.

 

 

 

 

Desde su fundación, Pyratex ha desarrollado y patentado más de veinte tejidos innovadores realizados con fibras como el alga, la ortiga o los residuos agrícolas de la producción de plátano. La empresa, que genera en el extranjero más del 90% de su facturación, trabaja para marcas internacionales como AZ Factory, Fiorucci o Nicholas Kirkwood y españolas como Pepe Jeans, Camper o Mirto, entre otras.

 

Para los próximos años, el plan estratégico de la compañía pasa por reforzar su posicionamiento de marca ante el cliente final, seguir invirtiendo en su propio laboratorio de I+D,  reforzar la estructura organizativa y desarrollar el mercado estadounidense. En este sentido, la empresa ha comenzado a producir en México para sus clientes del país vecino. El resto de la producción se realiza en Europa.

 

El proyecto comenzó a gestarse en 2014, aunque Polanco llevaba explorando la idea desde 2009. El punto de partida fue el de hacer ropa cómoda y bonita. Mientras estudiaba secundaria en un internado en Suiza, la emprendedora pensaba en cómo encajar la formalidad en la indumentaria del día a día con la comodidad de la prenda deportiva.

 

 

 

Graduada en Derecho y Políticas por CEU San Pablo, en el último año de carrera Polanco contactó con una diseñadora y puso en marcha su propia marca de moda, y durante el proceso tuvo la idea de desarrollar sus propios tejidos.

 

La fundadora de Pyratex dio sus primeros pasos en la investigación textil en el centro tecnológico Aitex. Más tarde, ganó un premio en Alemania con Deustche Telekom, que le abrió las puertas a continuar su proyecto en Berlín, donde pusieron a su disposición un laboratorio y contactos con centros tecnológicos textiles del país. La start up ha sido seleccionada en programas como Horizon 2020 de la Unión Europea y merecedora de premios como Eibt, que otorga la asociación de centros europeos de empresas e innovación Ances, así como finalista del premio Emprendedor XXI de CaixaBank.

 

 

El textil español seduce al capital

El aumento de la demanda de nuevos tejidos y fibras sostenibles en el sector de la moda ha supuesto un revulsivo para la innovación textil, en concreto, para la industria española, donde varias compañías llevan décadas invirtiendo en este tipo de materiales.

 

En 2020, Hilaturas Ferre vendió Recover, su spin off especializado en algodón reciclado, al fondo estadounidense Story3 Capital, lo que le ha permitido escalar su producción con nuevas factorías en todo el mundo y llegar a clientes como el gigante Primark.