Empresa

Los relojes suizos se quedan sin pilas

23 jul 2009 - 00:00

El mercado de los accesorios es uno sobre los que más ferozmente ha caído la crisis y los relojes parecen haberse quedado 'sin hora' durante la primera parte del año. Y para muestra un botón. La industria suiza del reloj ha visto como sus exportaciones caían cerca de un 27% durante la primera parte del año, fruto del fuerte descenso del consumo. Y el colofón a la delicada situación del segmento de los relojes la ha puesto el mes de junio, donde la caída ha rozado el 32%. Durante los seis primeros meses del año, la industria ha perdido, en el caso de las firmas suizas, 5,7 billones de dólares en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior.La industria relojera suiza ya empezó a notar su declive a finales de 2008, después de encadenar cinco años de fuerte crecimiento, con unas ventas en los mercados exteriores que ya se encontraban por debajo de las cifras registradas antes de 2006. "La falta de visibilidad y confianza hace muy complicada cualquier previsión", ha señlado la industria del reloj suizo en un comunicado. A pesar de la crisis, todavía continúa habiendo 'clases'. En general los relojes de pulsera con un valor superior a los 325 euros acusan más la llegada de la crisis. Sin embargo los que tienen precios que oscilan entre los 130 y los 325 euros sólo han caído un 10%. A nivel mundial, todos los mercados han caído a excepción de Corea del Sur. El peor parado ha sido el mercado norteamericano en donde la caída de las importaciones ha sido del 43%, mientras que los descensos en los mercados europeos no han sido tan acusados.