Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

27 Nov 202108:22

Los gigantes latinoamericanos de los grandes almacenes salvan el golpe en 2020 con una caída de sólo el 5%

Falabella, El Palacio de Hierro, El Puerto de Liverpool y Cencosud facturaron de forma conjunta 26.173 millones de dólares el año pasado.
01 Mar 2021 — 03:51
Laura Juanes
Compartir
Me interesa

Los gigantes latinoamericanos de los grandes almacenes salvan el golpe en 2020 con una caída del 5%

 

 

Los grandes almacenes latinoamericanos aguantan el pulso en el año del Covid-19. Los principales operadores del sector en la región, Falabella, El Palacio de Hierro, El Puerto de Liverpool y Cencosud, han cerrado 2020 contrayendo la cifra de negocio sólo un 5%. Todas las compañías pudieron capitalizar el auge de las plataformas de comercio electrónico a raíz de la pandemia, que impulsó un cambio en los hábitos de los consumidores hacia el canal digital. El grupo chileno Ripley presentará sus resultados el próximo mes.

 

En conjunto, los grupos finalizaron el ejercicio con una facturación de 26.173 millones de dólares, frente a los 27.669 millones de dólares del año anterior. La caída más acusada se dio en El Palacio de Hierro, donde los ingresos se encogieron un 26%; seguido por Liverpool, que registró una contracción del 20%. La situación epidemiológica vivida en México impactó de forma negativa en los negocios de estos dos operadores, que tienen en la región su mercado local.

 

Cencosud, propietaria de la cadena Paris, fue la compañía que mejor evolucionó en el año de la pandemia. La empresa de grandes almacenes, con sede en Las Condes, en Chile, registró un incremento de ventas del 3%, hasta 9.836.117 millones de pesos chilenos (13.574 millones de dólares). El resultado neto de la empresa se situó en negro, hasta 64.981 millones de pesos (90 millones de dólares), frente a los 154.617 millones de pesos (213 millones de dólares) alcanzados el año anterior.

 

 

 

 

La compañía chilena moderó la caída de la cifra de negocio en el cuarto trimestre del ejercicio, con una ligera contracción del 0,9%, hasta 2.774.754 millones de pesos (3.829 millones de dólares). Cencosud registró un aumento de ingresos a través de su plataforma de ecommerce, donde la penetración de ventas de los grandes almacenes pasó a copar el 49%.

 

El negocio de grandes almacenes de la compañía evolucionó positivamente el año pasado, registrando un alza del 119,6%, excluyendo la normativa IAS 29 (reporte financiero de las economías con hiperinflación). En la actualidad, Cencosud opera con 51 grandes almacenes, todos ellos ubicados en Chile.

 

El grupo Fallabella también concluyó el año 2020 al alza, aunque con un repunte muy tímido, de sólo el 0,6%. La compañía chilena, con sede en Santiago, registró una facturación de 9.469 millones de dólares, frente a los 9.411 millones de dólares registrados en 2019. La empresa tuvo un beneficio de 31 millones de dólares.

 

En el cuarto trimestre, con el levantamiento parcial de las restricciones en algunos países, Falabella pudo retomar la actividad en sus centros, lo que supuso un incremento de la cifra de negocio del 15%, hasta 4.200 millones de dólares. La empresa se apoyó en el mercado chileno, que fue el principal motor de crecimiento. El ecommerce también registró un sólido aumento y la cadena de grandes almacenes ya ha anunciado que continuará invirtiendo recursos para optimizarlo.

 

El negocio de grandes almacenes registró un incremento del gross merchandise value (GMV) del 92% en el cuarto trimestre del ejercicio. El crecimiento se dio especialmente en el mercado chileno, el más importante para el grupo. Falabella finalizó el pasado ejercicio habiendo cerrado cuatro tiendas.

 

 

 

 

México es uno de los países de Latinoamérica donde la crisis del coronavirus ha golpeado con más fuerza. Como consecuencia, los operadores comerciales que se emplazan en el país han sufrido especialmente el embate de la pandemia. Es el caso de El Palacio de Hierro, con sede en Ciudad de México, que mantuvo las persianas bajadas entre abril y mayo, y tras la reapertura tuvo que limitar el aforo en sus establecimientos y operar bajo un horario limitado.

 

El grupo de grandes almacenes cerró el ejercicio 2020 con unos ingresos de 26.345 millones de pesos (1.261 millones de dólares ), frente a los 35.610 millones de pesos (1.704 millones de dólares) del año anterior. En consecuencia, el resultado bruto de explotación (ebitda) se situó en 1.653 millones de pesos (79 millones de dólares), frente a los 5.669 millones de pesos (271 millones de dólares) de 2019.

 

Los ingresos de la división comercial de la compañía retrocedieron un 27%, debido a las restricciones impuestas para contener el avance de la pandemia. El ecommerce, por su parte, disparó sus ventas un 136%. Como parte de su transformación digital, el grupo cambió su plataforma tecnológica de comercio electrónico.

 

 

 

 

Liverpool cerró el ejercicio de la pandemia con unos resultados similares a los de El Palacio de Hierro. La compañía, que también tiene la sede en Ciudad de México, concluyó el año con una caída de la facturación del 20%, hasta 115.473 millones de pesos (5.526 millones de dólares), respecto a los 144.234 millones de pesos (6.903 millones de dólares) de 2019. La empresa registró un resultado neto de 750 millones de pesos (36 millones de dólares), un 94% menos que el año anterior.

 

Entre octubre y diciembre, la empresa registró una contracción del 7,5%, hasta 47.088 millones de pesos (2.254 millones de dólares). A partir del último mes del año, la compañía vio su negocio impactado por el cierre de comercios decretado en algunas ciudades y países. Por el contrario, el canal online de la empresa continuó evolucionando favorablemente en el último trimestre del año.

 

La cadena Suburbia fue el concepto que registró un desplome más acusado, del 35%, hasta 11.962 millones de pesos (572 millones de dólares). Por su parte, los centros de Liverpool anotaron un descenso de ventas del 18%, hasta 88.978 millones de pesos (4.258 millones de dólares). A cierre del año, Liverpool operaba con 122 grandes almacenes, 124 tiendas especializadas y 165 establecimientos de la cadena Suburbia.

 

La chilena Ripley, otra de las grandes cadenas de grandes almacenes de Latinoamérica, anunciará sus resultados anuales dentro de un mes. Según los últimos datos disponibles, en el tercer trimestre del ejercicio la empresa contrajo sus ingresos un 6,2%, hasta 377.151 millones de pesos (520 millones de dólares).

Publicidad
Comentar
Compartir
i18n_1_doubleclick_bridge_bottom
...