Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Los dueños de Logisfashion relanzan Kling con una inversión de 700.000 euros

Baker&McKenzie ha asesorado su antiguo dueño, Kalessa Accesorios, en la búsqueda de fórmulas para garantizar la continuidad de la marca tras presentar concurso en 2015.

S. Riera

7 dic 2016 - 04:54

 

Kling cambia de manos y ata su continuidad. Un grupo de inversores liderado por dos de los cofundadores de Logisfashion (Juan Manzanedo, su consejero delegado, y Juan Martínez) y socios del bufete catalán Baker&McKenzie han firmado la adquisición de la marca de moda. Los nuevos propietarios han creado una nueva sociedad para su gestión, Wearkling, y han realizado una inyección de capital de 700.000 euros para su relanzamiento, según ha explicado Manzanedo a Modaes.es.

 

“Conocíamos la marca y  a su fundador porque era cliente nuestro y nos parecía que habían creado algo diferente, con alma, y era una pena se perdiera por un problema puntual de tesorería” ha asegurado el directivo. “Así que, con un grupo de amigos, decidimos apostar por el proyecto y darle una segunda oportunidad”, ha apuntado.

 

La nueva andadura de Kling volverá a estar liderada por su fundador Papo Kling y su gestión será totalmente independiente a la de Logisfashion. “Nuestro desafío pasa por ver su seremos capaces de mantener nuestra independencia creativa y nuestra forma conceptual de entender la moda al tiempo que generamos valor para los accionistas”, ha explicado Papo Kling.

 

 

Los nuevos propietarios de la marca se comprometen a mantener la plantilla. En la actualidad, Kling cuenta con diez tiendas propias repartidas en Madrid, Barcelona, Granada y A Coruña, y opera en El Corte Inglés a través de 16 corners. A corto plazo, la empresa quiere profundizar en el modelo de retail actual con más aperturas, tanto a nivel nacional como internacional. Kling prevé cerrar 2016 con una facturación de en torno a los seis millones de euros.

 

Con esta operación, Kling abandona los juzgados, un año y medio después de que su antiguo propietario, la sociedad Kalessa Accesorios solicitara concurso voluntario de acreedores. Según las últimas cuentas disponibles en el Registro Mercantil, Kalessa Accesorios acumulaba a cierre de 2014 una deuda a corto y largo plazo de 1,2 millones de euros.

 

Antes de encarar el proceso concursal, Kling había llevado a cabo un fuerte crecimiento tanto en el mercado español como en el extranjero. En los últimos años, Kalessa Accesorios también había apostado por la diversificación y había lanzado la marca de sneakers Rukies, que empezó a comercializarse en España en 2015 a través de establecimientos multimarca y tiendas Kling. En 2014, la compañía registró pérdidas de 1,3 millones de euros y situó su resultado de explotación en 1,6 millones de euros negativos.

 

 

 

Hace unos meses, la empresa fichó a la consultora Baker&McKenzie para que le asesorase en la búsqueda de fórmulas para asegurar la continuidad de la firma, entre ellas, la búsqueda de un socio inversor. Manzanedo, junto con otro de los fundadores de Logisfashion, tantearon desde un principio su adquisición.

 

El viernes pasado, el grupo de accionistas liderado por Manzanedo firmó en el juzgado de lo mercantil número 11 de Madrid la cesión de la unidad de negocio correspondiente a la explotación de la marca. Por otro lado, la sociedad Kalessa Accesorios prosigue su proceso de liquidación.