Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Lola Casademunt arma nuevo equipo con talento de Swarovski y Pronovias y salta al extranjero

La compañía, que incorporó a Paco Sánchez como nuevo director general el pasado febrero, prevé reducir su facturación un 10% este año y volver a crecer hasta un 40% el año que viene.

Iria P. Gestal

13 nov 2020 - 05:00

Lola Casademunt arma nuevo equipo con talento de Swarovski y Pronovias y salta al extranjero

 

 

Lola Casademunt abre una nueva etapa de expansión. La empresa, que el pasado febrero incorporó a Paco Sánchez como nuevo director general, ha armado un nuevo equipo directivo y ha reforzado su estructura para encarar una nueva fase de crecimiento pese al golpe que ha supuesto la pandemia. El primer paso en la hoja de ruta es dar el salto al extranjero, con la vista puesta en Europa y Latinoamérica.

 

“Podíamos haber optado por no hacer nada pero decidimos seguir adelante; tenemos pulmón y la empresa está saneada”, recalca Sánchez, que se incorporó a Lola Casademunt justo antes del estallido del Covid-19 tras una larga trayectoria en Pronovias.

 

La empresa cerró 2019 con una facturación de nueve millones de euros. Para este año, anticipa una caída del 10% debido al impacto de los cierres de tiendas, pero para 2021 prevé volver a crecer con un alza de entre el 35% y el 40%.

 

 

 

 

La expansión internacional será uno de los motores de ese crecimiento. El objetivo es empezar el próximo enero la distribución en Italia, Alemania, Bélgica y Francia de la mano de agentes comerciales. El siguiente paso será Latinoamérica, con México, Colombia y Honduras en el punto de mira.

 

Para tantear el terreno, la empresa acaba de desfilar en la semana de la moda de Honduras y el año que viene acudirá a la convocatoria de Miami. La entrada en la región se realizará de manera “prudente”, recalca Sánchez. “Que las ganas no nos quiten el orden”, subraya el directivo.

 

Otro de los mercados en el punto de mira es Oriente Próximo. Lola Casademunt acudirá a la Expo de Dubái y aprovechará el viaje para buscar un socio adecuado para la región.

 

 

 


España, a medio gas

En España, su único mercado hasta el momento, Lola Casademunt opera con 17 corners en El Corte Inglés, quince tiendas a pie de calle (tres de ellas franquicias) y presencia en 580 puntos de venta multimarca.

 

La reapertura, reconoce Sánchez, está siendo “lenta” y difiere mucho según la ubicación. “En zonas que viven del turismo, como Palma o Canarias, el cliente internacional está desaparecido y el local está en su casa”, relata el ejecutivo.

 

El contrapunto es el canal online. Las ventas a través de Internet se han multiplicado por cuatro en lo que va de año y coparán, a cierre del ejercicio, un 20% de la facturación, frente al 8% del año pasado.

 

La empresa descarta nuevas aperturas para este año, pero el próximo prevé sumar entre cuatro o cinco tiendas propias más, además de seguir creciendo con corners. Desde la reapertura, la empresa ha puesto en marcha nuevos espacios en El Corte Inglés de Pintor Sorolla (Valencia) y Puerto Banús (Málaga).

 

Además, prevé seguir creciendo con franquicias. “Es el momento de franquiciar, especialmente para muchas tiendas multimarca que no lo ven claro y que pueden tener en la franquicia una forma de profesionalizarse”, dice Sánchez.

 

 

 

 

Nuevo equipo y nuevo centro logístico

Para encarar la nueva etapa de expansión, Sánchez ha creado un nuevo equipo directivo con ejecutivos de amplia experiencia en el sector. Al frente de retail, la empresa ha colocado a Judith Molina, que ha pasado por Pronovias o Sunglass Hut.

 

Lola Casademunt también ha incorporado a David Ayala, que estuvo casi dos décadas en el equipo de Swarovski en España, como nuevo director comercial, y a Ángel Aguado, ex de Pronovias, como director de operaciones. Para márketing, la empresa ha fichado a Arantxa Vivar, ex de Munich.

 

En paralelo, la empresa también ha ampliado su capacidad logística con un nuevo centro colindante al actual. El nuevo almacén, de 4.000 metros cuadrados, estará abierto al final del año que viene y será “todo lo inteligente que nuestro producto lo permita”, destaca el ejecutivo. “El objetivo es que se nos quede pequeño en tres años”, destaca.

 

Tras el relevo en la gestión, Lola Casademunt también ha replanteado su sourcing: hasta el año pasado, el grueso de la producción se realizaba en Asia, y ahora la mayoría se fabrica en cercanía, en Cataluña, Marruecos y Turquía.

 

La compañía está controlada al 100% por Maite Gassó, que ejerce de directora creativa, y su marido, Ferran Espona, que en 2018 compró a la hermana de Gassó, Mar Gassó, el 40% del capital de la empresa.

 

Lola Casademunt y su hija, Pilar Gassó, pusieron en marcha la compañía en 1981. En la década de los noventa, se sumó a la empresa familiar Maite Gassó y, diez años más tarde, también lo hizo su hermana, Mar Gassó.