Empresa

La moda mueve ficha en Rusia cinco meses después del comienzo de la guerra

H&M y Nike han dejado de operar definitivamente en el país, mientras que Deichmann, Mango y Tous han vendido su negocio a sus socios franquiciados en Rusia.

La moda mueve ficha en Rusia cinco meses después del comienzo de la guerra
Mango ha sido la primera empresa española en dejar de operar directamente en Rusia.

C. Juárez

26 jul 2022 - 05:00

La moda mueve ficha en Rusia. Cinco meses después del estallido de la guerra en Ucrania y ante las dificultades para operar, la moda internacional ha tomado medidas más drásticas en el país, donde de forma generalizada los operadores suspendieron sus operaciones en un inicio de forma temporal, como el cierre definitivo de tiendas o la venta del negocio.

 

La primera compañía en dar un paso al frente fue Nike, que también fue una de las primeras en paralizar su negocio en el país tras la invasión a Ucrania. El primer paso que dio el gigante estadounidense fue el pasado mayo, cuando decidió no renovar su acuerdo de franquicia con su socio en el país, Inventive Retail Group, que gestionaba 37 de los 56 establecimientos con el rótulo de Nike en Rusia.

 

Un mes después, el grupo de Oregón, que también retiró su acuerdo de patrocinio con el equipo de fútbol Spartak de Moscú, anunció que no volvería a abrir las diecinueve tiendas con las que operaba de forma directa en el paísEn total, las ventas en Rusia generan el 1% del negocio total de la empresa.

 

“Nike ha tomado la decisión de abandonar el mercado ruso, nuestra prioridad es asegurarnos de apoyar completamente a nuestros empleados mientras reducimos nuestras operaciones progresivamente en los próximos meses”, explicó entonces la compañía en un comunicado.

 

 

 

 

La siguiente empresa en reorientar su presencia en el mercado ruso fue la alemana Deichmann. A principios de junio, el grupo de calzado dejó de operar de manera directa en Rusia con la venta de su sociedad Deichmann Russia, sus 37 tiendas, todos sus activos, el inventario, las existencias restantes y la deuda a su franquiciado en el país.

 

La compañía inició la búsqueda de un comprador de su negocio en el país justo después del estallido del conflicto. La intención de Deichmann era “dejar sus actividades en Rusia en buenas manos”.

 

A mediados de junio llegó el turno de Mango, también la primera compañía española en dejar de operar en el país tras el estallido del conflicto. A mediados de junio, la empresa española, número dos del sector en España, tomó una decisión similar a Deichmann y dejó de operar de manera directa en el país tras ceder sus tiendas propias en el país a franquiciados locales. En el marco del anuncio, Mango explicó que había realizado una provisión de veinte millones de euros “por el impacto de la situación en Rusia”.

 

La empresa operaba hasta entonces en Rusia con 55 tiendas propias y 65 franquicias. Tras el acuerdo, los establecimientos propios se cederán a varios pequeños socios franquiciados con los que la compañía ya trabajaba. Mango explicó que, al ser una cesión y no un traspaso, la operación tendrá “una afectación muy relevante” en el fondo de comercio.

 

Tras la operación, Mango continuará sin realizar envíos al país. Hasta ahora, los socios del grupo trabajaban con el stock que había antes de la guerra, por lo que ahora tendrán que buscar otros mecanismos para surtirse de inventario, ya sea a través de un intermediario o acudiendo ellos a España y gestionar directamente la logística.

 

 

 

 

Al grupo español le siguió H&M, la única otra empresa de gran distribución de moda que ha decidido abandonar el país trece años después. El gigante sueco anunció hace un par de semanas que ha comenzado un proceso para salir definitivamente de Rusia, lo que supondrá un coste extraordinario de 2.000 millones de coronas (189 millones de euros). El grupo contaba con 168 establecimientos en el mercado ruso, que generaban el 3,9% de su facturación.  

 

“Después de una cuidadosa consideración, vemos que es imposible continuar con nuestro negocio en Rusia dada la situación actual”, explicó entonces Helena Helmersson, consejera delegada de la empresa. Como parte del proceso, H&M reabrirá temporalmente sus tiendas en el país para liquidar el stock.

 

Por su parte, Sephora, propiedad de LVMH, también ha dejado de operar directamente en Rusia. El grupo francés ha vendido su filial al director general de la misma. La compañía, que opera con 88 puntos de venta y genera el 3% de sus ventas en el país, señaló que la operación tenía como objetivo “favorecer la continuidad de los empleados”.

 

La última empresa de moda que ha tomado la decisión de dejar de operar de manera directa en el mercado ruso ha sido Tousque acaba de iniciar el proceso para ceder sus tiendas propias en el país, que permanecían cerradas desde principios de marzo, a sus franquiciados.

 

La empresa de joyería, que opera en el país con 23 franquicias y 32 tiendas propias, tiene previsto completar el proceso antes de acabar el año. Tous ha explicado que Rusia es uno de sus cinco mayores mercados por ventas.