Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

La israelí Carolina Lemke dobla su apuesta por España y releva a Carpisa en el corazón de Barcelona

I. P. Gestal

6 may 2016 - 04:53

Carolina  Lemke

 

Diseño alemán, made in China y gestión israelí. Estos son los tres pilares de la compañía de óptica Carolina Lemke, que comenzó el año pasado su desarrollo internacional con tiendas en Reino Unido y España. Ahora, la empresa se prepara para abrir su segundo establecimiento en el mercado español, que estará también ubicado en Barcelona.

 

Carolina Lemke, propiedad de la diseñadora homónima y participada por la modelo israelí Bar Refaeli, ya cuenta con una tienda en la ciudad catalana, ubicada en la esquina de La Rambla con la calle Pelayo. El nuevo establecimiento, que subirá la persiana en los próximos meses, se instalará en el número 2 de la calle Cucurulla, adyacente a Portal de l’Àngel, en un local que hasta ahora ocupaba la enseña de accesorios Carpisa. La operación ha sido intermediada por la consultora inmobiliaria CBRE.

 

 

La enseña opera en el mercado español con la sociedad Carolina Lemke Eyewear, que se constituyó en noviembre de 2014. Además, la firma cuenta con establecimientos monomarca en Tel Aviv y Londres, donde opera en los centros comerciales Westfield de Londres y Stratford City.

 

Después de quince años como diseñadora de gafas para terceros, Lemke decidió poner en marcha su propia compañía de óptica, con una oferta con un componente de tendencia y a precios accesibles.

 

En el mercado español, la firma israelí compite con compañías de gafas a precio accesible como Woodys, Northweek o Hawkers, que ha encabezado el boom de este modelo de negocio en España.

 

 

Cucurulla, la ‘cara b’ de Portal de l’Àngel

La calle Cucurulla es una de las ubicaciones que más operaciones ha protagonizado durante el último año en el sector de la moda, gracias a un elevado tráfico tanto de consumidores locales como de turistas y unas rentas más moderadas que las de Portal de l’Àngel, la vía más cara de España para abrir un local comercial.

 

A comienzos del año pasado se instaló en el número 1 la cadena especializada en distribución de moda femenina Florencia. Unos meses más tarde, Desigual optó por esta vía para poner en marcha una tienda dedicada exclusivamente a modo de prueba y, este año, L’Oréal escogió el mismo enclave para poner en marcha el segundo establecimiento de NYX en España.