Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

17 Nov 201722:47

h Empresa

La española Adolfo Domínguez cierra sus oficinas en Madrid y prescinde de sus últimos 50 empleados

A pesar de su crecimiento en el mercado latinoamericano, la compañía cancelerá las operaciones de su sede, que se había abierto en 2014 para trasladar a la capital los departamentos de márketing e ecommerce. 
30 Mar 2017 — 03:55
Iria P. Gestal
Compartir
Me interesa

Adolfo Domínguez cierra sus oficinas en Madrid y prescinde de sus últimos 50 empleados

 

 

 

 

Adolfo Domínguez adelgaza su estructura. La compañía española, con sede central en Ourense (Galicia), ha cerrado las oficinas que tenía en Madrid y ha decidido prescindir de los últimos cincuenta empleados que trabajaban en ella. El cierre se produce en un momento convulso para el grupo, que lleva desde el pasado verano sin consejero delegado pero que en los nueve primeros meses del ejercicio logró por remontar las ventas por primera vez desde 2007.

 

Las oficinas se habían puesto en marcha en 2014 con el objetivo de trasladar los departamentos de márketing e ecommerce a la capital, donde ya estaba basada la dirección comercial para el mercado ibérico.

 

La empresa, que hasta entonces contaba con una pequeña área de oficinas en su flagship de la calle Serrano de Madrid, se instaló en la calle Méndez de Álvaro de la capital española. El departamento de ecommerce, por su parte, estaba entonces pilotado por Valeria Domínguez, una de las hijas del diseñador y fundador de la empresa, Adolfo Domínguez.

 

Por otro lado, la compañía, entonces bajo la dirección de Estanislao Carpio, incorporó a Laure Pelloux como nueva directora de márketing, basada en las nuevas oficinas. Junto a Pelloux se incorporaron también Leovigildo Puentes Hoces como director de IT-organización y Antonio Valls como responsable de operaciones. Ambos abandonaron la empresa a mediados del año pasado, cuando el grupo comenzó a desmontar el equipo de confianza de Carpio a las puertas de su despido.

 

Pelloux, por su parte, fue la última ejecutiva del equipo de Carpio en salir de la empresa, que abandonó  a finales del pasado julio. En octubre, Valeria Domínguez también dejó la compañía para emprender y puso en marcha Digital Influencer, una start up enfocada a la creación de una comunidad online para profesionales del sector digital.

 

 

 

 

Hasta ahora, permanecían en las oficinas madrileñas cincuenta miembros del equipo que han rechazado se trasladados a San Cibrao das Viñas (Ourense), donde se encuentra la sede central y que volverá a acoger a partir de ahora los departamentos de márketing e ecommerce.

 

En 2015, cuando la empresa se encontraba negociando el expediente de regulación de empleo (ERE) que afectó a 144 trabajadores, Adolfo Domínguez anunció el traslado de los 21 empleados que trabajaban en U, la cadena joven del grupo, a las oficinas madrileñas, si bien el traslado no se terminó concretando.

 

El cierre de la sede de Adolfo Domínguez se enmarca en una etapa agridulce del grupo. Después de reorganizar su equipo y tras fracasar en el fichaje de Costas Antimissaris como nuevo consejero delegado, Adolfo Domínguez cerró los nueve primeros meses de su ejercicio con un resultado neto negativo de 12,3 millones de euros (13,3 millones de dólares), frente a las pérdidas de 16,9 millones de euros (18,3 millones de dólares) del mismo periodo del año anterior.

 

Sin embargo, la empresa incrementó su facturación por primera vez en nueve años, con un alza del 1,4% hasta noviembre, hasta 73,05 millones de euros (79,27 millones de dólares). En España, la compañía ha encogido su red comercial: el último establecimiento que ha cerrado es el de la Rúa da Senra de Santiago de Compostela, que bajó la persiana después de que Adolfo Domínguez se desprendiera del local. 

 

En cambio, la empresa mantiene una buena salud en Latinoamérica, donde la semana pasado abrió un nuevo establecimiento en Ciudad de México, con lo que ya suma 140 establecimientos en el país

Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...