Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

La ‘armada’ de socios en el regreso de Caramelo: De Fermonbag en bolsos a De Ruy en perfumes

Kangaroos, el nuevo propietario de la empresa, ya tiene firmados cinco acuerdos de licencia y busca nuevos socios para hogar, relojería, íntimo, baño y comunión.

I. P. G.

19 may 2021 - 04:58

La ‘armada’ de licencias en el regreso de Caramelo: De Fermonbag en bolsos a De Ruy en perfumes

 

 

Kangaroos arma su equipo de socios para el relanzamiento de Caramelo. La compañía toledana, que se hizo el año pasado con la marca gallega a través de la sociedad Gar Sport, ha firmado ya cuatro acuerdos de licencia para el desarrollo de distintas categorías de producto, de ropa a perfume pasando por óptica.

 

Uno de los mayores aliados en esta nueva etapa es el grupo De Ruy, especializado en perfumería, que es propietario de la marca Caramelo para cosmética y perfumes. De Ruy tiene las licencias de otras marcas del grupo Kangaroos, como Coronel Tapiocca, El Caballo, Javier Larrainzar o Elio Berhanyer. 

 

De Ruy Perfumes nació en 1992 de la mano de Campomar con el objeto de desarrollar y comercializar sus marcas. La empresa controla marcas como Nike, una firma casi centenaria, sin relación con el gigante estadounidense, y que fue adquirida por Campomar a principios de la década de los ochenta.

 

 

 

 

La compañía tiene también una planta de producción en Antequera (Málaga) y capacidad para producir más de 200 millones de unidades al año. Según los últimos disponibles, la empresa rozó los setenta millones de euros de facturación en 2019, antes del golpe del Covid-19.

 

Otro de los socios del relanzamiento de Caramelo es Fermonbag, una compañía con sede en Alicante y fundada en 1997 que se encarga de la producción de mascarillas y bolsos. La empresa, que opera con la marca comercial Ferchi, está especializada en la producción de bolsos y calzado en Elche y sus alrededores.

 

De la marroquinería y bolsos de hombre se encarga Ventis, con sede en Ontinyent (Valencia), que ya trabajaba con Kangaroos con otra de sus marcas, Devota&Lomba. Además, la empresa tiene la licencia de Buenos Liberto y opera con su marca propia Ventis.

 

 

 

 

La producción y distribución de la ropa de mujer y hombre está en manos de la compañía vallisoletana Creaciones Nicolás, que ya ha firmado los primeros acuerdos para distribuir Caramelo en España, México y Portugal.

 

El pool de licenciatarios de Caramelo se completa con Soloptical, una cadena de ópticas fundada en 1993 y que cuenta con una red de 140 centros en la Península Ibérica y que se ha heecho cargo de la línea de gafas.

 

Por último, Kangaroos, especializada en calzado, gestionará directamente la producción distribución de esta categoría, con un posicionamiento premium y venta en zapaterías como Bravo o Ayestaran.  

 

El grupo está también en busca de nuevos licenciatarios para continuar expandiendo la oferta de Caramelo, en categorías como hogar, viaje, relojería, paraguas, intimo, baño y comunión.

Caramelo, fundada en la década de los setenta, fue a liquidación en 2016. Tras un largo proceso de venta, terminó siendo adquirida por la sociedad Transfleet Europa, el menor postor de la subasta.

 

Finalmente, el año pasado, antes del estallido de la pandemia, Transfleet traspasó la firma a la sociedad Gar Sport. Kangaroos ya se había interesado por Caramelo en el proceso de liquidación, pero que había terminado retirándose.