Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Kling crece en Francia y Estados Unidos y prevé finalizar 2014 con una veintena de tiendas

C. Pareja

29 ene 2014 - 05:00

Kling prosigue con su crecimiento fuera del mercado español. La compañía liderada por el empresario Papo Kling continúa con su expansión en el exterior y se fija nuevos objetivos para 2014. La enseña especializada en moda femenina prevé finalizar el año con una red de distribución formada por una veintena de puntos de venta, principalmente en mercados como España, Francia y Estados Unidos.

 

“Estados Unidos ha acogido muy bien la marca y pensábamos que íbamos a tardar mucho más en arrancar en un mercado así–explica Kling-; hemos finalizado nuestro primer año en Estados Unidos con una facturación de 1,5 millones de dólares”.

 

Kling, que puso en marcha el pasado año su oficina comercial en Estados Unidos, cuenta con un grupo de cinco representantes en este mercado. “Tenemos distribuidores en Nueva York, Los Ángeles, Chicago, Atlanta y Dallas que se ocupan de cubrir una gran parte del país”, sostiene Kling.

 

Por el momento, Kling descarta la puesta en marcha de una red de tiendas monomarca en Estados Unidos. “Queremos ir lentos, y aunque hemos tenido ofertas de inversores de Estados Unidos, no nos apresuraremos y continuaremos operando con cautela”, añade.

 

En cuanto al mercado europeo, Kling, que este año cumple diez años, pondrá en marcha en Francia su segundo establecimiento. La empresa, que abrió su primera tienda en el mercado galo en Burdeos, ha creado una joint-venture al 50% con el distribuidor de Kling en Francia para abrir su primera tienda en Lyon.

 

La compañía se ha marcado el objetivo de finalizar 2014 con una red de veinte establecimientos. Kling, que actualmente cuenta con trece puntos de venta, se encuentra en la búsqueda de locales en ciudades como Bilbao o Palma de Mallorca para ampliar su presencia en España. “No estamos en stand-by, pero hay que ver cómo evoluciona el consumo en España para decidir si apostar más por este mercado o potenciar nuestra presencia en el exterior”, aseguraKling.

 

En paralelo, la compañía también apostará por distribuir sus colecciones a través de nuevos canales. Kling pondrá en marcha dos shop-in-shops en los grandes almacenes de El Corte Inglés de Valencia y Sevilla, dos ciudades en las que Kling no cuenta con establecimientos. “Planeamos abrir cuatro más durante la segunda mitad del año”, añade.

 

La empresa, que cuenta en la actualidad con una plantilla de 62 empleados, registró en 2012 una facturación de 14 millones de euros. A espera de cerrar el ejercicio 2013, la compañía prevé alcanzar un crecimiento del 50% en sus ventas.