Empresa

Kering inicia la construcción de la nueva sede de su negocio de óptica

La división de ótica del conglomerado francés de lujo ha empezado las obras para la instalación de una próxima sede en Padua que estará operativa en 2025. La sede llegará a emplear a 650 nuevos trabajadores cuando esté en pleno funcionamiento.

Kering inicia la construcción de la nueva sede de su negocio de óptica
La compañía emplea a 3.800 personas y terminó 2022 con una facturación de mil millones de euros.

Modaes

18 ene 2023 - 11:26

Kering Eyewear se asienta en Italia. El conglomerado francés de lujo ha empezado las obras para la creación de la sede de su división Kering Eyewear, que se ubicará en Padua (Italia) y estará operativa en 2025. La nueva sede se está construyendo en el terreno adyacente a las actuales oficinas del grupo y tiene un total de 10.000 metros cuadrados de superficie.

 

Una vez la oficina esté en pleno funcionamiento, la compañía tendrá capacidad para acoger a 650 nuevos trabajadores. En las instalaciones habrá espacios abiertos y contará con restaurante de empresa, gimnasio y guardería.

 

El grupo Kering, dueño de marcas como Gucci, Lindberg, Chloé, Bottega Veneta o Cartier, anunciaba hace unos meses que tenía la intención de “convertirse en el operador más relevante de la óptica de lujo” y en el marco de ese plan se hizo con la firma hawaiana de gafas Maui Jim. Con esta compra, el conglomerado quería reforzar su negocio internacional.

 

Kering Eyewear nació en 2014 con la intención de tener una gestión directa de las líneas de ópticas del grupo de lujo, como Gucci, Yves Saint Laurent o Alexander McQueen, que hasta entonces estaban en manos de Safilo. Actualmente, la compañía emplea a 3.800 personas y terminó 2022 con una facturación de mil millones de euros.

 

El grupo lista dieciséis firmas en su cartera: Lindberg, Gucci, Cartier, Saint Laurent, Bottega Veneta, Balenciaga, Chloé, Alexander McQueen, Montblanc. Brioni, Dunhill, Boucheron, Pomellato, Alaïa, MCQ y Puma.

 

 

 

 

En el primer semestre de 2022 el conglomerado creció un 23% y elevó sus beneficios un 34%.  “El mercado del lujo ha experimentado un repunte significativo” después del estallido de la pandemia”, explicó la compañía.

 

Kering señaló que la mejora de las ventas estuvo motivada por la recuperación del turismo. “Un repunte impulsado por el apetito de los consumidores por los productos premium y un repunte gradual de los flujos turísticos, especialmente en Europa”, explicó François Henri Pinault, presidente y consejero delegado, en un comunicado.

 

En el periodo, Gucci disparó sus ventas un 15%, mientras que Bottega Veneta elevó su facturación un 32% e Yves Saint Laurent registró un incremento de las ventas del 18%. Para 2023, Kering tiene en marcha un plan para mejorar su red de distribución para poder aumentar ingresos y asegurar una “expansión sostenible”.