Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Kate Spade tira de los resultados de Fifth & Pacific en pleno proceso de venta de Juicy Couture

Modaes

22 feb 2013 - 11:20

Fifth & Pacific finaliza el ejercicio 2012 con una reducción del 56% en sus pérdidas. El grupo estadounidense, propietario de enseñas como Juicy Couture, ha cerrado el año con unos números rojos de 74,50 millones de dólares (56,30 millones de euros). Un año antes, la compañía registró unas pérdidas de 171,68 millones de dólares (129,74 millones de euros).

 

El buen comportamiento de Kate Spade, su enseña más rentable, unido a la venta de varios activos ha permitido a Fifth & Pacific continuar por la senda positiva de recuperación y de vuelta a los números negros.

 

La cifra de negocio del grupo se situó en 2012 en 1.505 millones de dólares (1.137 millones de euros), un 0,86% más que en 2011, cuando Fifth & Pacific alcanzó unas ventas de 1.518 millones de dólares (1.147 millones de euros).

 

Por enseñas, Kate Spade es la que más ha incrementado su facturación en 2012. La marca obtuvo unas ventas de 461,92 millones de dólares (349,10 millones de euros). Esta cifra supone un incremento del 47% con respecto a la cifra de negocio alcanzada un año antes, que fue de 312,94 millones de dólares (236,50 millones de euros).

 

Lucky Brand incrementó en el ejercicio un 10,4% sus ventas, hasta 461,69 millones de dólares (348,92 millones de euros). Un año antes, la enseña registró una facturación de 418,21 millones de dólares (316,06 millones de euros).

 

En el caso de Juicy Couture, la marca es la única del grupo que obtuvo una cifra de negocio inferior que la del año anterior. La enseña alcanzó en 2012 una facturación de 498,63 millones de dólares (376,84 millones de euros), un 6,04% menos que la obtenida una año antes, cuando Juicy Couture registró unas ventas de 530,68 millones de dólares (401,06 millones de euros).

 

Tanto Lucky Brand como Juicy Couture forman parte del plan de desinversiones de Fifth & Pacific. El grupo se encuentra actualmente buscando alternativas para ambas enseñas, entre las que se encuentra la venta, para poder centrarse en Kate Spade, su marca más rentable y en la que quiere focalizar todos sus esfuerzos.