Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

21 Sep 201906:06

Jordan Brand: el renacer de un icono cultural al calor del ‘athleisure’, ‘Fortnite’ y el fútbol europeo

La marca inspirada en el icono del baloncesto, que en 2019 facturó 3.517 millones de dólares, un 10% más, busca nuevos perfiles de público a través de productos premium que cubran el espectro de mercado al que Nike no puede llegar. 
11 Jul 2019 — 03:53
Álvaro Carretero
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

Jordan Brand: el renacer de un icono cultural al calor del ‘athleisure’, ‘Fortnite’ y el fútbol europeo

 

 

Antes de llegar a la NBA, Michael Jordan admitió que nunca quiso ponerse unas Nike. Por aquel entonces, Converse marcaba la tendencia en la liga norteamericana de baloncesto y era la compañía del swoosh la que intentaba arañar una porción del negocio. Todo cambió en 1985, cuando se lanzaron al mercado las primeras Air Jordan, que dieron origen a un logotipo que hoy se ha convertido en un icono cultural. Y eso es precisamente lo que quiere aprovechar Nike para reforzar el athleisure después de que la marca facturase 3.138 millones de dólares en 2019.

 

Mientras la compañía estadounidense ha mantenido firme su compromiso de posicionar su marca principal únicamente a través de sus deportistas, en Jordan Brand ha encontrado una fórmula a través de la que fidelizar a un consumidor premium, de menor edad y cuya prioridad es la estética del diseño y la exclusividad del mismo. “Hemos retornado a una posición predominante en el mercado norteamericano después de apretar el botón de reseteo a principios de este año”, afirmó Mark Parker, consejero delegado de Nike, durante la presentación de los resultados anuales de la compañía.

 

Para ello, la empresa ha priorizado diferentes áreas; entre ellas, los patrocinios estratégicos como el del París Saint Germain (PSG), el primero que sale del mundo de la NBA y la NFL, y que se enfoca a las colecciones urbanas, aunque tampoco olvida las deportivas, ya que la marca vistió al equipo parisino en la última edición de la Uefa Champions League.

 

 

 

 

La transición de las canchas a las calles también se evidencia en la NBA. La compañía perdió a dos de sus principales referentes el año pasado, las estrellas Kawhi Leonard y Kemba Walker, aunque aún mantiene en nómina a los Charlotte Hornets, propiedad de Michael Jordan y a una veintena de jugadores. Destacan Russell Westbrook, Chris Paul, Blake Griffin y Jimmy Butler, aunque ninguno ha conseguido nunca un modelo de zapatillas propio y apenas tienen presencia publicitaria.

 

Quienes sí han adquirido un mayor protagonismo son las últimas incorporaciones realizadas durante el último año, en el que se ha hecho con los servicios de talentos emergentes como las jugadoras de la WNBA Asia Durr y Kia Nurse y los atletas NBA Jayson Tatum y Rui Hachimura. Pese a no tener el mismo escaparate como estrellas de la liga, la diferencia estriba en que todos ellos conectan directamente con el nuevo perfil de consumidor al que la firma quiere dirigirse, como también lo hacen figuras de la industria del cine y de la música como Spike Lee y los raperos Drake, Kendrick Lamar y DJ Khaled, entre otros.

 

 

 

 

Esta estrategia de expansión global y cultural a través del athleisure se aceleró a principios de año con el nombramiento de Craig Williams como presidente. Elliot Hill, presidente de Nike, afirmó entonces que “su experiencia impulsando estrategias globales nos ayudará a seguir construyendo una marca premium que conecte con nuestros consumidores”.

 

El ejecutivo, ex vicepresidente de Coca-Cola y expresidente de la división internacional de McDonalds, llegaba con la misión de recuperar el terreno perdido con Adidas, después de que la compañía germana saltase por encima del Jumpman en los dos últimos años. Además de introducirse en el running y diseñar el primer modelo para mujeres, el foco principal se ha puesto en “trabajar los nuevos lanzamientos y por dar una nueva vida a las zapatillas retro más icónicas”, asegura Andy Champion, director ejecutivo de Nike.  

 

Para ello, Jordan ha logrado ir un paso más allá durante el último año y se ha colado en las galas y eventos de mayor relevancia del cine y la música, así como calzando al Spiderman de animación creado por Marvel y adentrándose entre los gamers con una colección virtual en Fortnite. Todo por recuperar la atención de un consumidor expectante por cada nuevo modelo y por llevar a las sneakers a un terreno de juego apenas explorado por las zapatillas de Nike; y para que Jordan trascienda al baloncesto.

Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
i18n_1_doubleclick_bridge_bottom
...