Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Jennyfer renueva su cúpula: Manel Jadraque deja el puesto de consejero delegado

El ejecutivo español dejó la compañía en abril después de veinte meses en el cargo, basado en París. Jadraque, ex primer ejecutivo de Desigual, se centra ahora en proyectos personales de consultoría.

P. Riaño/ I.P. Gestal

7 may 2018 - 05:00

Jennyfer renueva su cúpula: Manel Jadraque deja el puesto de consejero delegado

 

 

Manel Jadraque abandona Jennyfer. Desde abril, el directivo español ha dejado de ocupar el cargo de la multinacional gala de distribución de moda joven Jennyfer, propiedad de los dueños de Celio. El ejecutivo se hizo cargo de la dirección global de Jennyfer en septiembre de 2016.

 

Según ha confirmado a Modaes.es el propio Jadraque, el pasado abril abandonó el grupo galo para “iniciar nuevos proyectos personales en el ámbito de la consultoría de retail y moda”. Hasta ahora, el ejecutivo estaba basado en París.

 

Jadraque cuenta con una larga trayectoria en el negocio de la moda. Tras desempeñar diversas funciones en firmas como Loewe y Louis Vuitton, en 2004 fichó por Desigual como director de producto y operaciones. En 2012, pasó a la primera línea directiva de la empresa catalana, primero como director general y, más tarde, como consejero delegado. En 2015, un año después de la entrada de Eurazeo en el capital de Desigual, Jadraque abandonó la empresa.

 

Antes de su incorporación a Jennyfer, el ejecutivo trabajó en la compañía de consultoría digital Talent Republic e invirtió en diversas start ups de moda, como Ursulitas (en liquidación desde el pasado verano) y MAM Originals.

 

 

 

 

En 2016, Jadraque fichó por Jennyfer con el objetivo de corregir el rumbo de la empresa de moda joven. En aquel momento, reportaba directamente a Guillaume Motte, consejero delegado de Celio. Sin embargo, en enero de este año, Motte (que hasta 2015 fueconsejero delegado de Jennyfer) ha dejado la empresa para fichar por Sephora.

 

Jennyfer inició su desarrollo en 1985 de la mano de David Tordjman y Gérard Depagnat. La empresa, que compite con cadenas como Pimkie o Stradivarius y Berhska (estas dos últimas propiedad de Inditex), cuenta con una red de alrededor de 400 tiendas y 2.000 empleados. La compañía opera principalmente en Europa y Oriente Medio.

 

Desde 2005, Jennyfer está controlada en un 51% por Marc y Laurent Grosman, propietarios de Celio, mientras el 49% restante permanece en manos de los fundadores de la cadena femenina. En el momento de la operación, Jennyfer facturaba 285 millones de euros, mientras la cifra de negocio de Celio superaba los 400 millones de euros.