Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Inside, el ‘fast fashion’ que nació del mercadillo

P. Riaño

11 abr 2013 - 04:48

Inside

 

 

El  ejercicio 2013 representará la consolidación del cambio de rumbo de la empresa murciana Liwe Española. Caracterizada por la discreción, la compañía ha pasado de distribuir en el canal multimarca enseñas como Solido o Pepe Pardo a construir un negocio de retail con cerca de 300 tiendas, todas ellas propias. Inside, la cadena de Liwe Española, se prepara para comenzar una segunda fase en su desarrollo y dar el salto internacional en 2013.

 

Si Amancio Ortega construyó Inditex a partir de las batas de boatiné, los hermanos Pardo comenzaron su andadura vendiendo delantales en los mercadillos de la huerta murciana. José Pardo Cano, nacido en 1941, y Ángel Pardo Cano, nacido en 1943, se introdujeron en el sector textil a finales de los cincuenta vendiendo delantales, primero, y pantalones, después.

 

A finales de los sesenta, los hermanos Pardo pusieron en marcha la sociedad Josepal (cuyo nombre hacía referencia a las iniciales de su padre, José Pardo Leal). Compraron un solar de 2.500 metros cuadrados en el municipio murciano de Puente Tocinos y construyeron su primera fábrica, donde se realizaban las labores de corte, confección y acabado de pantalones de vestir. En 1973, Josepal dio un paso adelante: se convirtió en Confecciones Liwe e inauguró una nueva planta de producción de 17.000 metros cuadrados.

 

La actual Liwe Española, que en 1989 se convirtió en la primera empresa murciana en dar el salto a la bolsa, comenzó su trayectoria especializada en la producción de pantalones mediante la marca Liwe.

 

En 1976, la empresa registró una facturación de 1.200 millones de pesetas y empleaba a 450 trabajadores. En aquel momento, los hermanos Ángel y José (director general y director comercial, respectivamente) dieron un paso que cambiaría la empresa familiar. Ambos cursaron un máster en la escuela de negocios Iese, tras el cual se plantearon objetivos ambiciosos.

 

La compañía murciana fichó a directivos del sector de empresas como Levi’s o Wrangler para el departamento de exportaciones y lanzó al mercado la marca Grin’s, especializada en vaqueros. Para apoyar la nueva enseña, Liwe puso en marcha una campaña de publicidad en televisión y prensa.

 

Crisis y transformación

 A principios de los años ochenta, cuando Liwe contaba ya con más de 800 empleados y un beneficio de 219 millones de pesetas, la compañía se vio afectada por la crisis económica y se acogió al Plan de Reconversión Textil, impulsado por el Gobierno español para modernizar la industria.

 

En 1984, Liwe puso en marcha una reestructuración productiva que supuso la eliminación de toda su estructura fabril y la externalización en talleres de Castilla-La Mancha y Andalucía de todas sus marcas: Grin’s (vaqueros), Canallas (niño), Sólido o Unifor.

 

Los noventa representaron también cambios para la empresa familiar. La compañía externalizó su producción a Portugal, dio el salto a la bolsa y se enfrentó a uno de los momentos más complicados de su historia: Pepe Jeans presentó una demanda de nulidad de marca contra Liwe por otra de sus enseñas, Pepe Pardo, tras un largo periodo de enfrentamiento en los juzgados.

 

Liwe comenzó así a sentar las bases de su modelo de futuro e inició la planificación del lanzamiento de su red de distribución propia. En 2005, la empresa registró la marca Inside, con la que comenzó el desarrollo de una cadena de tiendas dirigida al público joven con moda a precios asequibles.

 

Inside entró a competir directamente con grandes cadenas como Pull&Bear (Inditex) o Springfield (Cortefiel) en un segmento de mercado dominado por el precio y el diseño. La compañía llevó parte de su producción al continente asiático, a países como Bangladesh y China. La primera tienda Inside abrió sus puertas en abril de 2005.

 

La compañía de la familia Pardo dejaba atrás así el canal multimarca para dedicarse al negocio del retail. En 2011, el grupo finalizó su transición y se centró exclusivamente en la red de tiendas Inside, abandonando marcas como Sólido, Grin’s, Cyberjeans, Cayo Coco, James Dean o Locarino. A pesar de ello, las ventas del grupo no se resintieron, porque la actividad multimarca se había convertido ya en residual.

 

Liwe, que ha incorporado a la gestión a un nueva generación de la familia Pardo, cerró el ejercicio 2012 con una cifra de negocio de 111,1 millones de euros, un 16,9% más que en 2010. El beneficio de la compañía se situó en 4,3 millones de euros, con un alza del 15,6%.

 

La cadena de moda Inside cuenta actualmente con 280 tiendas en España, a las que se suman ocho más en el mercado portugurés y seis en el italiano, dos países en los que opera mediante filiales propias. Inside ha lanzado también una spin-off especializada en calzado, Inside Shoes.

 

La empresa murciana, que en 2012 invirtió 7,4 millones de euros en el desarrollo de su red de tiendas (todas ellas propias), prepara la apertura de cuarenta establecimientos en 2013 y centra la mirada en los mercados internacionales. Pero sin correr riesgos. De momento, sólo busca oportunidades en países donde pueda operar con su sistema logístico actual, basado en España.