Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

15 Ene 202115:11

Happy Socks renueva su cúpula con el ascenso de Emil Viklund a consejero delegado

El hasta ahora primer ejecutivo de la compañía, especializada en calcetines y otras prendas de moda, permanecerá en la empresa como asesor hasta marzo.
12 Ene 2021 — 09:45
Modaes
Compartir
Me interesa

Relevo en la cúpula de Happy Socks. La compañía, especializada en diseño y distribución de calcetines, asciende a Emil Viklund al cargo de consejero delegado. Viklund, que cuenta con una larga trayectoria en la compañía, releva en el puesto a Steven Gardener, que abandona la empresa para emprender nuevos proyectos profesionales.

 

El nuevo consejero delegado de Happy Socks, que se incorporó a la empresa en 2019 tras nueve años en el grupo de medio de comunicación Bonnier News, ocupaba hasta ahora el puesto de director financiero. Viklund mantendrá sus antiguas atribuciones hasta que la empresa le encuentre un relevo, mientras Gardener permanecerá en la compañía como asesor hasta marzo.

 

Happy Socks inició su desarrollo en Suecia en 2008 de la mano de Mikael Söderlindh y Viktor Tell, que comenzaron distribuyendo sus coloridos calcetines a través de la Red. Nueve años después de su fundación, el grupo de capital riesgo Palamon Capital Parners compró una participación mayoritaria de la empresa por 81 millones de dólares. Según las últimas cifras disponibles, Happy Socks registra anualmente una cifra de negocio de más de cien millones de euros.

 

La compañía, que ha diversificado su negocio entrando en categorías como ropa interior y calcetines infantiles, ha crecido distribuyendo sus productos en grandes almacenes y en puntos de venta propios en las principales ciudades del mundo. Actualmente, la compañía distribuye sus productos en más de 95 países.

 

En España, Happy Socks desembarcó de forma directa en 2016 con una apertura en Barcelona y en 2018 entró en Madrid con la puesta en marcha de una tienda en la calle Arena. Hasta entonces, la compañía operaba en el mercado nacional de la mano de El Corte inglés.

Publicidad
Comentar
Compartir
i18n_1_doubleclick_bridge_bottom
...