Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Guerra por Caramelo: PostQuam, Do Rego y Transfleet apelan la adjudicación de la marca

Todos los grupos que acudieron a la subasta, salvo Kangaroos, han recurrido la decisión del juez de adjudicar la marca a la sociedad Kosu Nuna, controlada por un inversor cuyo nombre no ha trascendido.

Iria P. Gestal

1 mar 2018 - 05:00

Guerra por Caramelo: PostQuam, Do Rego y Transfleet apelan la adjudicación de la marca

 

 

Guerra abierta en los juzgados por Caramelo. PostQuam, Do Rego&Novoa y Transfleet Europa, tres de las compañías que pujaron por la marca, se han opuesto a la decisión del juez de adjudicar la firma a la sociedad Kosu Nuno, controlada por un inversor cuyo nombre no ha trascendido.

 

Las tres sociedades son, junto con la toledana Kangaroos, las finalistas en la puja por la marca, con ofertas que oscilaron entre los 300.000 euros y los 500.000 euros. Todas ellas han presentado un recurso ante el juez, según han confirmado a Modaes.es fuentes cercanas.

 

PostQuam, especializada en cosmética para el canal profesional, fue quien realizó la mayor oferta para comprar la marca, que salió a subasta a principios de 2017 tras ir a liquidación.

 

 

 

 

La compañía vallisoletana ofreció 505.000 euros, por delante del medio millón de euros que ofreció Kosu Nuno. Por su parte, Roberto do Rego Fernández, propietario de Do Rego&Novoa, pujó con 478.000 euros, Kangaroos ofreció 468.000 euros y Transfleet Europa, 362.000 euros.

 

Sin embargo, aunque en un inicio el juez le adjudicó la marca a PostQuam, otros candidatos apelaron la decisión al considerar que la compañía vallisoletana no había cumplido con los plazos para presentar la oferta. El pasado febreroel juez anuló la operación y adjudicó Caramelo a Kosu Nuno, una sociedad que perteneció en el pasado al diseñador Manuel Bolaño pero cuyo propietario actual se desconoce.

 

Caramelo, por su parte, echó a andar en la década de los setenta y llegó a emplear a un millar de personas. E 2007, la compañía pasó a manos de Inveravante, el brazo inversor de Manuel Jove.

 

En 2009, la empresa presentó su primer expediente de regulación de empleo (ERE), al que le seguirían otros dos en 2012 y 2014 en el marco de una profunda reestructuración. Finalmente, la empresa presentó su liquidación en octubre de 2016 y desde entonces se encontraba en la búsqueda de un comprador para la marca.